lunes, 15 de junio de 2009

En busca de un corazón


Se sentía sola, tenia muchos amigos, una numerosa familia, pero ella en su interior se sentía vacía. No tenía lo que necesitaba, no tenia a la persona por la que cada día se levantaba sonriendo. Ella vagaba por las calles, de día, incluso de noche. Buscaba lo perdido, buscaba aquello que un día alguien se llevo consigo, buscaba su corazón. Si, un corazón enorme, un corazón que un día había repartido un amor descomunal, pero un corazón que ya no latía, por esa razón lo buscaba, necesitaba volver a tenerlo para intentar que este volviera a latir. Cansada de andar sin encontrar nada decidió sentarse, miro hacia su lado y vio a un chico con la cara algo pálida. Le pregunto que le sucedía y este respondió que buscaba los pedazos de su corazón, quería reconstruirlo, pero le faltaban muchos trozos para unirlo. Ella se asombró y al mirarse los dos encontraron aquello que buscaban.

miércoles, 10 de junio de 2009

Su misión...

Mírala, tiene la cara pálida y los ojos hinchados de tanto llorar. No puede mas, nota que todo se le viene encima, que el mundo se derriba y ella no puede hacer nada para evitarlo. Se siente sola, más sola que nunca y piensa que nada volverá a ser lo que era. No sabe lo que dice, todos tenemos una misión en esta vida, y se que ella tiene su misión, dejar de llorar y volver a ser feliz.


Creo que se ha dado cuenta pues su cara vuelve a tener color y sus ojos ahora brillan de emoción. Ha decidido cumplir esa misión, ha secado sus ojos y al hacerlo ha visto lo bonita que era la vida, ha encontrado a alguien, alguien que no va a dejar que sus ojos vuelvan a nublarse.

miércoles, 3 de junio de 2009

Un nuevo comienzo

Escribir. Eso es lo que le gustaba, no pensaba que sus textos fueran gran cosa, no pensaba que a la gente le gustara su manera de escribir, solamente pensaba en lo feliz que era cuando lo hacia. Se sentaba en una silla y dejaba que sus dedos dibujaran lentamente las palabras, esas palabras sin sentido, esas palabras que acababan expresando todo y nada a la vez. Escribía y sonreía, solamente le gustaba recordar las sonrisas que le producían aquellas palabras.


No sé como ni porque he decidido volver a escribir. No sé el motivo que me a impulsado a que volviera a abrir un blog, solamente sé que necesitaba tener este rincón en el que refugiarme diariamente.