miércoles, 23 de diciembre de 2009

Vamos a volvernos locos!

Recorre con la yema de tus dedos cada rincón de mi cuerpo, acaricia mi piel hasta hacerme sentir viva. Mírame con esa mirada penetrante y hazme enloquecer de placer con un simple beso. Rodea mi cintura con tus manos y déjame imaginar que solo existimos tú y yo. Susúrrame al oído y sedúceme con palabras. Hagamos cosas que nadie nos ha enseñado. Estremezcámonos con la agitación de nuestra respiración, con la aceleración de nuestro corazón, con el sudor que envuelve nuestro cuerpo. Juguemos a decirnos las cosas con la mirada, a hablar sin decir ni una sola palabra, a sentirnos sin tocarnos. Excitémonos con un simple roce, con un simple movimiento. Dame calor con tu cuerpo, y déjame perderme entre tus sabanas mientras te seduzco con cada una de mis caricias. Sintamos como el tiempo va acelerándose cuando estamos juntos, cógeme de la mano y volvámonos locos de placer.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Un camino contigo

A nosotros aun nos quedan muchas cosas por descubrir juntos, muchos amaneceres abrazados y muchos atardeceres sonriendo, viendo como el sol se esconde y nuestro amor sale a alumbrar todo aquello que parece imposible. Aun nos quedan miles de caricias que dar, miles de abrazos que proporcionar, miles de miradas llenas de palabras. Nos queda vivir todo lo que siempre hemos querido, todo aquello que una vez soñamos, aun nos queda subir a lo más alto y gritar sin miedo que nos queremos.

No olvides que aún es tiempo de recorrer mis sabanas y acariciar cada poro de mi piel, no olvides que no hace falta nada más que un beso para llevarme al cielo, que solamente tu eres el camino que quiero seguir.

Obstáculos, retos, dificultades, un camino lleno de piedras, un camino en el cual se encuentra la felicidad, y si para conseguirla tengo que retirar una a una las piedras lo haré, porque solamente necesito estar a tu lado para sentir que el mundo no es tan grande como parece, porque junto a ti todo lo demás se queda pequeño.

Dame la mano y sal conmigo de todo esto, dame la mano y olvidémonos del mundo, de la gente, de todo aquello por lo que no podemos ser felices.