jueves, 23 de diciembre de 2010

Eres tú

Dicen que la navidad está llena de magia, que todos los sueños se pueden hacer realidad.
Yo dejaré esa magia para quien la necesite, mi sueño ya se ha cumplido.

jueves, 2 de diciembre de 2010

La ville de l'amour

París me está esperando con los brazos abiertos, ha decidido que puedo llevar compañía y sin duda alguna mi elección ha sido él.

De ilusiones también se vive...

sábado, 13 de noviembre de 2010

No era tu (vuestra) hora

No era tu hora, ni la tuya, ni la de ninguno de los que se han ido. Has sido valiente, has aguantado el dolor que recorría tu cuerpo, has luchado contra la enfermedad, contra esa enfermedad que tan en aumento ha ido estos últimos meses.

Conocerla era tu ilusión, luchabas por eso, por poder tenerla entre tus brazos aunque solo pudiera ser una vez, por conocer su cara, por verla junto a las personas que querías.

Y ahora todo se ha acabado… Si, quizás sea mejor así, pero nadie podemos hacernos a la idea.

Ahora estarás con él, algo que también deseabas. Desde aquí, os mandamos a los dos todo el cariño que os corresponde.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Conóceme

Delante de él se desnudó, se mostro tal y como era, no tenía miedo, quería que comprobara por si mismo todo lo que había en ella, que la conociera en cuerpo y alma.

sábado, 30 de octubre de 2010

Voy a aprender

Voy a aprender a hacerte feliz.
Voy a aprender a llenarte de sonrisas, besos y abrazos.
Voy a aprender a sentirte cerca cada vez que me digas un “Te quiero”.
Voy a aprender a tocarte con la mirada
Voy a aprender a verte sin mirarte.
Y sobretodo voy a aprender a quererte como solo TÚ te mereces.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Envuélveme de ti

Envuélveme de ti, quiero tener tu olor un día más, saborear en mis labios los tuyos, sentir tus manos en mi cintura.

Envuélveme de ti, no dejes que me escape, abrázame hasta que solo tenga ganas de quedarme.

Envuélveme de ti, enlaza tu mano con la mía, mírame a los ojos, hazme sentir tuya.

Envuélveme de ti y no te alejes nunca.

martes, 21 de septiembre de 2010

Tú y Yo

Y tú, desapareces de mi vida como un espejismo, sin decir adiós, sin despedirte, sin darme ese último beso que tanto anhelaba.

Y yo también desaparezco, pero del mundo, del universo. Y me he ido sin ti porque tú has decidido no cogerme de la mano, dejarme ir.

Y simplemente volvemos a ser TÚ y YO, dejando atrás un gran NOSOTROS.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Días de lluvia


Adoro la lluvia, ver como las gotas resbalan apresuradamente por el cristal de mi ventana. Adoro el momento en el que me despierto a medianoche y escucho llover, el momento en el que me tapo con la manta y solo me apetece cerrar los ojos y escuchar. Pero sin duda, lo que más me gusta de los días de lluvia es poder estar contigo, paseando mientras nos mojamos, o tumbados en mi cama mientras vemos una película, nos reímos, nos besamos y nos olvidamos por un momento de todo lo demás. Adoro cuando anclas tus ojos en los míos y escuchamos llover juntos.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Personas como ella, pocas!

Sabía que no iba a encontrar a personas como ella, personas capaces de darlo todo por verla feliz, personas que no le han dejado de lado a pesar del distanciamiento. Hoy se había dado cuenta de que personas como ella eran las que quería en su vida. Personas a las que no les diera miedo querer, personas por las que estaría dispuesta a cualquier cosa.

Y hoy podía decir: ¡Te quiero!

martes, 14 de septiembre de 2010

Que no desaparezca nunca

Necesitaba sentir el roce de sus manos en su espalda, besarlo en los semáforos en rojo, abrazarlo sin motivo alguno e incluso pasear con él de la mano. No soportaba la idea de perderlo, de quedarse sin todo lo que tenía, sin todo aquello que habían construido. Reconocía no portarse bien siempre, pero afirmaba quererlo tanto que no le costaba decir un simple “lo siento”. Le encantaba estar con él y lo echaba de menos en momentos insignificantes. Deseaba tenerlo a su lado y recordarle a cada momento que lo quería. Le gustaba tanto sentir la sensación que sentía en esos momentos que no quería que desapareciera nunca, jamás.

martes, 31 de agosto de 2010

Realidades no vividas

Echo de menos esas cosas que aun no hemos vivido. Echo de menos tu olor entre mis sabanas, tus besos de cada mañana y tus caricias al despertar. ¿Pero sabes porque lo echo de menos? Porque cada noche al cerrar mis ojos parece que todo eso sea real.

viernes, 27 de agosto de 2010

Me gusta echarte de menos

Mis manos te buscan y como otras tantas noches no estás aquí. Intento imaginarme que por un momento tú también deseas tenerme entre tus brazos, y así, imaginando, me quedo dormida sobre tu pecho para mi imaginario. Despierto y anhelo ese beso de buenos días, pero no estás para dármelo y empiezo la mañana recordando los besos anteriores para sentirme más cerca de ti. Cerraré los ojos e imaginaré que me abrazas, necesito uno de esos para que el día sea más llevadero sin tu presencia. Ha llegado el punto en el que ya no sé cuando fue la última vez que le prohibí a mi mente pensar en ti y en todo lo que hemos vivido. Supongo que me gusta echarte de menos en los ratos que no estamos juntos.

viernes, 20 de agosto de 2010

Deshazte de los miedos

Todo el mundo dejamos de nombrar esas cosas a las cuales tenemos miedo, quizás por pensar que si las pronunciamos pueden hacerse realidad. Yo soy más de esas personas que piensan que si a algo se le tiene miedo lo mejor es gritarlo. Dejarlo salir para que se pierda con el viento. No deberíamos callarnos los miedos, así solo se hacen más fuertes y se apoderan de nosotros. Sonríele a la vida y deshazte de todo aquello que no te deja ser feliz.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Vacaciones 2010

Necesitaba desconectar de todo y de todos, sentirse libre, vivir a su aire una temporada. Pero no se imaginaba que pudiera echar tanto de menos a la gente que dejaba atrás, a todos aquellos que habían estado a su lado incondicionalmente. Iban a ser unas vacaciones cortas pero intensas. Iba a pasárselo lo mejor que pudiera y tenía claro que echaría de menos a los que tanto quería.

viernes, 6 de agosto de 2010

Gritaba...

Hoy tenia ganas de gritarle al mundo, de gritar que los imposibles no existían, de gritar que todo puede solucionarse si uno mismo se lo propone, de gritar que estaba enamorada de la vida, de la lluvia, de los amaneceres y los atardeceres, de los días grises, de cada una de esas personas que pasaban por su vida.
Hoy ella se sentía bien, hoy quería que esa sonrisa que se había dibujado en su cara nunca más desapareciera.

lunes, 12 de julio de 2010

Ayúdale a latir

Aun no sé si está preparado para quedarse en manos de alguien. Desde la última vez que sufrió un engaño no ha vuelto a ser el mismo, ya no tiene la ilusión de ser parte de otra persona. Quizás las heridas del pasado han sido demasiado intensas para él, y tengo miedo de dejarlo en manos de alguien que en vez de conseguir que cicatrice bien lo acabe de destrozar. No se merece otra mentira. Se merece un poco de cariño y una chispa de amor. El corazón no siempre late solo, a veces necesita la ayuda de alguien que realmente quiera que siga latiendo.

viernes, 9 de julio de 2010

Perdóname

Supongo que no era lo que buscabas, que mi manera de quererte no te era suficiente. Siento si alguna vez te quise mas de lo que me pedias, si alguna vez te besé con mas pasión de la que deseabas. Perdóname si te llené de abrazos en todo momento, si te dije esos “te quiero” tan sinceros. No me tengas en cuenta la manera en la que te miraba, llena de amor y comprensión. Supongo que en realidad no querías nada de lo que yo te daba.

miércoles, 7 de julio de 2010

Me gusta

Me gusta escribir y dibujar. Me apasiona leer. Fotografiar personas, paisajes, animales, insectos y flores. Me encanta pasear por la playa de noche, descalza, y notar la arena entre mis dedos. Las sorpresas. Las llamadas inesperadas. Los mensajes de buenos días y los de buenas noches. Me gusta que me abracen y me acaricien la espalda. Que me toquen el pelo. Que me miren a los ojos y me digan un “te quiero”, pero sincero. Sentarme en lo alto de ese lugar y contemplar las vistas. Pasear agarrada de la mano o la cintura de ese alguien. Ver fotos de hace tiempo. Me gusta decir lo que siento, aunque siempre me lo calle. Abrazar sin que me lo pidan. Hacer regalos. Ver las sonrisas de los que me importan. Hacer reír. Y que me hagan reír. Nadar. Los reencuentros. Me encanta el invierno. Comer helado sea la época que sea. El helado de limón. Sentarme en el balcón y ver pasar a la gente.

Me gusta divertirme. Salir con mis amigos. Las cenas improvisadas. Las noches acompañada. El perfume de hombre. Que me besen con pasión. También con delicadeza y amor. Los besos en el cuello. Entrelazar las manos con alguien y quedarme mirándolas. Las flores amarillas. Las cajas de recuerdos. Ver amanecer. Y anochecer. Que me susurren al oído. Me encantan las cosquillas, pero no excesivas. Descubrir cosas día a día. Hablar. Escuchar. Tumbarme en la cama y mirar al techo. Los techos con estrellas de esas fluorescentes. Las bolas del mundo marrones. El carboncillo. Los cuadros. Me gusta el cine. El teatro. Los monólogos. Los cines caseros. Las palomitas. Sentarme en el sofá rodeada de los brazos de alguien. Ver a los abuelos pasear cogidos de la mano. Y a los niños reír.

Me gusta soñar despierta. Hacer realidad mis sueños. Viajar. Madagascar. Sentarme en el césped. El contraste de la piel morena con la blanca. Mirar las estrellas. El rap. Acordarme de las fechas importantes. Las miradas de complicidad. Las motos. Los dibujos de cuando mi primo era pequeño. Me encantan las cartas. Recibirlas y enviarlas. La nieve. La lluvia. Meter una cosa tan grande como una película en una cosa tan pequeña como un lápiz de memoria. Las películas Disney. Dory de Buscando a Nemo. Los peluches. Guardar cosas que parecen insignificantes. Sorprender a los míos. Las reconciliaciones. Reírme de todo. Jugar a las cartas. Los días de charlas. Me gusta recordar cosas pasadas. Reírme de mis errores. Enfrentarme a mis miedos. Jugar con mi perro. Las partidas a la play con mi hermano. Sentarme a hablar con mi madre cuando llega cansada del trabajo. Me encantan los animales. Aunque me quedo con los caballos.

Me gusta la pasta. La pizza. La comida rápida. Los granizados de limón. La coca-cola. El café. Me gusta hablar por teléfono. Mandar mensajes. Ver perdidas en mi móvil. Pasear por la noche. La ropa. Las camisetas de hombre. La guitarra. Las cámaras fotográficas. Me gusta saber que hay tantas cosas que me gustan.

martes, 29 de junio de 2010

Lo que me gusta de ti


¿Sabes que es lo que me gusta de ti?


Me gusta como tus ojos son capaces de introducirse en los míos y erizarme la piel.
Me gusta como tu piel morena se acerca a la mía, blanca como la cal, y causan ese contraste digno de admirar.
Me gusta como tus manos acarician mi cara con delicadeza, como uno a uno tus dedos se deslizan por mi cintura hasta rodearla por completo.
Me gusta tu preocupación cuando mi cara no desprende una sonrisa.
Me gusta todo aquello que parece insignificante, todo aquello que contigo se vuelve especial.
Me gusta que no todo siempre tenga que ser blanco o negro, sino que, juntos, encontremos diferentes tonos de grises.
Me gusta el olor que desprendes, acariciarte la espalda o simplemente abrazarte de vez en cuando.
Me gusta sentirme segura cuando estoy contigo y empezar a echarte de menos cuando nos despedimos.
Me gusta dar un paso adelante y retroceder dos, pero contigo.
Me gustan los enfados tontos que acaban siempre con una sonrisa.
Me gustas y tu manera de ver las cosas, de vivir la vida.

domingo, 27 de junio de 2010

Mas allá

Me gustaría que pudieras ver mas allá de lo que es capaz de ver un espejo. Me gustaría que pudieras saber lo que hay dentro de mi, saber que siento cuando me acaricias la piel, saber que siento cuando hacemos el amor.

miércoles, 16 de junio de 2010

Se armó de valor

Se armó de valor y decidió contarle al mundo el porque de su desesperación.
Necesitaba gritar a los cuatro vientos que el corazón le daba un vuelco cada vez que se imaginaba aquellas manos acariciando otra piel, cada vez que pensaba en aquellos labios besando otros ajenos.

martes, 15 de junio de 2010

Quiero

Quiero encontrarte en la puerta de mi casa al llegar, verte sentado escuchando música y que no te des cuenta de que he llegado hasta que no me encuentre frente a ti. Quiero que te levantes apresuradamente y te me quedes mirando a los ojos. Quiero que no sepas si besarme o preguntarme que tal estoy. Quiero que te decidas por juntar tus labios con los míos y fundirnos los dos en un beso. Quiero que me abraces y me hagas tocar el cielo con la punta de los dedos. Quiero que por un día nos olvidemos de todo y solamente estemos tú y yo.

lunes, 14 de junio de 2010

Las etiquetas nunca traen cosas buenas.


-No te olvides de que no estas enamorado de mí.

-No lo hago. ¿A que viene esto?

-A que a veces parece que te olvides. A veces parece que quieras compartir conmigo mañanas llenas de besos, tardes llenas de abrazos y noches llenas de pasión. Viene a que a veces me miras con esos ojos que parecen querer adentrarse en los míos y no dejarme escapar nunca. Viene sobretodo a que cuando echamos un polvo parece que me hagas el amor.

-Nena, tú y yo nunca seremos así, nunca tendremos eso.

-Pues no me hagas pensar que algún día puedas quererlo.

-¿Tú lo quieres?

-No. O si. No lo sé.

-Tienes que tener las cosas mas claras cariño.

-Deja de hacer eso, deja de hacerme sentir especial llamándome cariño cuando lo único que quieres es tenerme en una cama.

-No te equivoques, yo también tengo corazón y ese órgano siente igual que el tuyo.

-Entonces dime, ¿Qué tenemos?

-Esto “nuestro” es más especial así, sin nombre.

-Es cierto, no etiquetemos nada, pero te quiero solo para mí.

-Vaya ¿una relación sin nombre?

-Algo así…

-Hecho.

-¿Seguro?

-Te quiero suficiente como para no estar con nadie más.

-Yo te quiero suficiente como para creerte.


Ella sonrió y él la besó de esa manera que nadie mas podía hacer. Besos como esos eran los que a ella le hacían dudar de sus sentimientos. Pero sabia que las etiquetas solo traían problemas, enfados y todo aquello que podía destruir lo que ellos “tenían”.

miércoles, 9 de junio de 2010

Lo difícil atrae


No te quieres dar cuenta de que a tu alrededor hay miles de puertas abiertas en las que puedes entrar, miles de puertas, abiertas de par en par, esperando a que te decidas entre una de ellas. Te has encabezonado en una, en la única que esta cerrada bajo llave, con candados y cerrojos bien cerrados y encajados. Te gustan los retos, me he dado cuenta, pero creo que deberías afrontar que la puerta que esperas nunca va a abrirse. Tendrías que ver que las otras no están tan mal, seguro que una de ellas es la indicada para ti. Todos tenemos la nuestra.

Aunque ahora que lo pienso, yo también vivo esperando a que la puerta cerrada con llave, cerrojos y candados, que ronda cerca de mí, decida abrirse y me deje entrar para poder decir que al fin he encontrado la mía.

sábado, 5 de junio de 2010

Máximo placer

Dame el placer que solo tus manos saben darme, dame la pasión que solo tu mirada es capaz de proporcionarme. Bésame el cuello y déjame imaginar lo que puede venir después, deja que me vuelva loca con la sensación que me provocan tus labios en mi cuello, en mi pecho, en mi vientre. Luego mírame con esos ojos y sonríeme de esa manera que hace que las ganas de que seamos uno aumenten. Sedúceme con el roce de tu piel y provócame con tu dedo recorriendo cada parte de mi cuerpo. Hazme el amor hasta quedarnos extasiados por el placer. Por último bésame con ternura y acaríciame lentamente.

Ven a pasar conmigo una noche llena de placer.

domingo, 9 de mayo de 2010

Algo más que una fotografía


Puedo conseguir la mejor cámara del mundo y captar las imágenes más perfectas, fotografiar paisajes hermosos y personas sonrientes. Puedo a través de una cámara transmitir pasión, alegría, tristeza, odio e incluso miedos. ¿Pero sabes lo que no es capaz de captar una cámara? Tus pensamientos.
Puedo intentar hacerte mil fotos y en cada una de ellas saber como te sientes, pero nunca me dejan ver mas haya de lo físico, de lo que se ve en una simple fotografía. Eres el único con el que esto me pasa. Soy capaz de captar los pensamientos de gente desconocida, de amigos, de familia, pero los tuyos, los tuyos me son imposibles.
¿Qué es lo que te pasa por la cabeza? ¿Qué es lo que no eres capaz de decirme? ¿Por qué no me dejas entrar a rebuscar si por casualidad estoy dentro? Me gustaría imaginar que un día, en cualquier lugar, a cualquier hora, puedo descubrir, que en realidad, a veces si piensas en mi de la manera que yo lo hago. Pienso hacerte mil fotografías más para intentar averiguar que es lo que no me dejas ver. Una cámara lo capta todo, solo que a veces no somos capaces de ver aquello que a sido capaz de fotografiar.

viernes, 30 de abril de 2010

Un día fuimos lo que ya no somos

No te pido entendernos, ni siquiera compartir las mismas ideas. Solo te pido que me comprendas, que elijas lo que quieres, que sueñes con lo que deseas y que digas lo que sientes. No hagas nada que no quieras pero haz todo lo que te apetezca. Vive, sonríe, hazlo conmigo o sin mí, pero hazlo. No dejes que el mundo deje de contemplar esa sonrisa tuya, esa que ha pasado junto a mí tan buenos momentos. Derrocha felicidad como lo hacías conmigo, deja que la gente vea la persona que eres en realidad. No te ocultes bajo una mascara, nunca te ha traído nada bueno, sé tú y vive como solías hacerlo cuando éramos inseparables.

miércoles, 28 de abril de 2010

Tropecé otra vez

Y sin más vuelvo a tropezar. No soy capaz de mantener el equilibrio de mi balanza particular, siempre hay algo que hace que uno de los lados ascienda. Me gustaría equilibrarla, eso querría decir equilibrar también mi cabeza, pero la balanza es inestable, y mi cabeza una loca despiadada sin recuerdos de un pasado y sin esperanzas de un futuro. Quizás las cosas nunca vayan como quiero, quizás pienso demasiado en vez de actuar sin imaginarme las consecuencias. Me gustaría poder tomar decisiones acertadas, dejar que la loca de mi cabeza pusiera las cosas en su lugar, desordenadas quizás, pero siempre hay un orden dentro del desorden ¿no? No creas que me olvido del pobre órgano destrozado que tengo por corazón, ese es el más estricto. No me deja sentir, ha creado un escudo protector de dolor y ahora no es capaz ni de querer como antes quería. Supongo que tiene miedo, miedo a volver a abrir las heridas ya medio cicatrizadas, miedo de romperse en mil pedazos antes de que le de tiempo a acostumbrarse a no tener su escudo. Lo comprendo, forma parte de mí, y supongo que por esa razón el miedo me lo transmite, y mi cabeza, que cuando quiere es demasiado lista, sabe captar los gritos del corazón y desordenar todo lo que había empezado a colocar. No pueden llevarse bien, esta visto que cabeza y corazón nunca serán amigos. ¿Pero y yo? Estoy en medio de los dos, soy yo quien debería controlarlos y no ser ellos los que me controlaran a mí, pero no puedo. Me superan, son demasiado listos, y yo, quizás, demasiado tonta para conseguir mantener el equilibrio y no volver a tropezar una vez mas.

sábado, 3 de abril de 2010

Intentarlo nunca está de más

Abre los ojos y date cuenta de cómo son las cosas en realidad. Di lo que piensas, lo que sientes, lucha, no seas cobarde porque la cobardía solo te dejará sin aquello que quieres. Inténtalo, que si algo tiene que salir mal que salga, pero por haberlo intentado no por haberte quedado de brazos cruzados. Adelante, intenta todo aquello que te gustaría saber como va a salir.

Arriesga

viernes, 2 de abril de 2010

5 años después...

Después de cinco años vuelvo a ser capaz de escribir sobre ti, sobre la persona que se fue justo en el momento en el que por fin estaba volviendo a formar parte de mi vida. Quizás ese es el motivo por el cual me dolió tanto, el motivo por el cual cada 2 de abril recuerdo tu pálida cara y tu vientre hinchado, no por comer, si no por los medicamentos, aquellos que acabaron por no hacerte nada. Intento recordar cada sonrisa, cada gesto y cada palabra que compartimos, pero la mayor parte de todos esos recuerdos fueron en aquel hospital que, como sabias, tanto odiábamos todos.

Nunca olvidaré el momento en el que papá entró por la puerta abrazado por mamá, algo que solía ser siempre al revés, en aquel preciso instante supe que algo no iba bien, solamente me cogió, me abrazó y sin mirarme me dijo: ¡Tita se muere! Él no pudo controlarse y rompió a llorar, yo no quería creérmelo y me quede sin habla delante de la puerta de su habitación viendo como él, por primera vez desde que yo recordaba, se encontraba tirado en la cama encogido y llorando como un niño pequeño. No olvidaré la escena en la que yo, por fin, comprendí que tú te ibas a ir para siempre, te ibas a ir y ya nadie podía hacer nada para evitarlo. Pasé la peor noche de mi vida, no dormí, solo lloré.

Al día siguiente fui a verte y no puede evitar llorar cuando entre en aquella habitación y tú me sonreíste débilmente, con esa sonrisa que aun estando mal no perdías nunca. Te abracé y me dijiste que no me preocupara, que siempre ibas a estar cuidando de nosotros, estuvieras donde estuvieras. No quería irme aquel día de allí, tenía miedo a no poder volver a verte y que esas horas hubiesen sido las últimas que podía haber pasado contigo. Los días fueron pasando y tú ibas empeorando. Fuiste muy fuerte, no te daban mucho tiempo y aún así aguantaste un mes sonriendo.

Llegó el 1 de abril, era viernes y en cuanto salí del colegió fui con mamá a verte, papá ya estaba allí con cara de cansado, yo no quería entrar a tu habitación pues tu cara ya no era la que yo recordaba y me daba miedo estar a tu lado. Algo empezó a fallar, sabíamos que todo ocurriría pronto ya que toda la familia estaba allí, todos, no faltaba nadie, todos tus hermanos, tu madre, tu marido, tus hijos… Me viste en la puerta y me pediste un beso, yo te lo denegué y no sabes cuantísimo me arrepiento de eso, no sabia que seria la última oportunidad que tendría de dártelo. A la media hora empezaron a entrar médicos y médicos en aquella pequeña habitación, papá llamó corriendo al tete y en 15 minutos el ya estaba allí, quería que nos fuéramos a casa los dos juntos. Me pasé todo el camino llorando y diciéndole a mi hermano que no podía ser que alguien con 47 años dejara este mundo por un CANCER. Me costó mucho dormir, pues el hecho de que mis padres estuvieran pasando la noche allí, en el hospital, me hizo saber que ibas a irte.

A la mañana siguiente, sonó el teléfono y yo me levanté corriendo para cogerlo antes que mi hermano. Era mamá, llorando y casi sin habla me dijo: Ya… Tiré el teléfono contra el suelo y vi a mi hermano a mi espalda, lo ignoré. Fui a mi habitación y lloré hasta que ya no me quedaron lágrimas para derramar. Recuerdo que vino mi tía con mi primo y me llevo a que me diera el aire un rato, no recuerdo bien donde fuimos ya que yo no tenia la cabeza en otro sitio que no fuera en la pregunta que aún hoy me sigo haciendo. Esa noche fue dura, en mi casa no habían más que lágrimas y apenas durmió nadie.

Al día siguiente fuimos mis padres y yo al tanatorio, no me atreví a entrar a verte. Decían que tú estabas mucho mejor que la última vez que te vimos todos en el hospital, pero yo no fui capaz de verte una vez mas. Lloramos todos, sufrimos, nos abrazamos, te nombramos, y llegó la hora de tu incineración. Sé acabó, ya te habías ido, ya no había manera de que volvieras.

Hoy hace 5 años que pasó todo esto y yo no pudo evitar volver a recordar aquella cara, aquellos ojos, aquellas palabras y aquel beso que nunca llegué a darte. Cada año, hasta hoy, el 2 de abril he pasado por aquel hospital, pero este año no se si me veo con fuerzas para volver a hacerlo y sola.


Te quiero tita.

viernes, 26 de marzo de 2010

Sin miedos no existen sueños

Los sueños son las realidades que nos reprimimos a cumplir, aquellas cuyas consecuencias nos aterrorizan. Los sueños son los temores a poder hacer realidad las cosas que de verdad deseamos, aparecen cuando nos sentimos indefensos y decidimos, sin pensarlo, huir de la realidad que nos rodea. Entre los sueños existe el ya tan conocido miedo, ese miedo que aparece en cualquier situación, ese miedo que nos cohíbe a seguir adelante. Siempre he sido alguien que no cree poder hacer realidad sus sueños por miedo a que no salgan como los imagino. Pero con el paso del tiempo he descubierto que sin miedos no hay sueños y que, aunque suene extraño, sin sueños no hay vida. Nuestra vida está llena de problemas e ilusiones, llena de alegrías y decepciones, pero todo ello nos enseña que, para seguir, debemos creer en las fantasías que aparecen sin más en nuestras cabezas.

domingo, 7 de marzo de 2010

Pulso cabeza-corazón

Ella se sentía confusa, más confusa de lo que nunca se había sentido. No sabia lo que quería, no sabia si se estaba enamorando de aquel chico de piel morena o de si aquello era solamente algo pasajero. Estaba convencida de no deber decirle nada a aquella persona, no podía arriesgarse a perderlo por dejar que sus sentimientos ganaran el pulso con su cabeza. Era todo muy extraño para ella, no era capaz de dejar, aunque solo fuera una vez, que su corazón ganara la partida. Creo que tenia demasiado miedo a perder más de lo que tenía, a perder todo aquello que poco a poco había ido construyendo con mucha paciencia. Estaba triste, hacia mucho tiempo que nadie la hacia sonreír con un simple “hola”, y ahora cada vez que aquella persona pronunciaba aquellas cuatro letras, ella sonreía. Y la gente se preguntaba: ¿triste por que alguien la haga sonreír? Pues si, ella no estaba dispuesta a que le arrebataran aquella sonrisa con la misma facilidad que se la habían entregado, ya había pasado por aquello y no quería volver a pasar. Parecía que la cabeza se volvía más débil que el corazón y se iba a dejar ganar.



Puede que por una vez las cosas salieran bien.

martes, 16 de febrero de 2010

Cocodrilo Dandee

Sin comerlo ni beberlo lo conocí, si, no esperaba para nada que cocodrilo fuera capaz de impresionarme, pero lo hizo, vamos si lo hizo. Su voz, su peculiar mmmmm si nena…! No había cosa que cocodrilo no hiciera bien. Sin duda era alguien entrañable, organizado y aplicado en su trabajo. No estoy segura de que le gustara lo que hacia, pero disfrutaba, disfrutaba mas de lo que el mismo imaginaba. Cocodrilo Dandee, sin duda, era alguien a quien todo el mundo, alguna vez, debería conocer.




Te lo debía.

sábado, 13 de febrero de 2010

La pobreza

La pobreza es mirar un plato y verlo vacío, sin comida. La pobreza es aprender a compartir, lo tuyo es de ellos y lo de ellos es tuyo. La pobreza es dar gracias cada día por continuar en este mundo, aunque no seas del todo feliz. La pobreza es un ruido a quien nadie hace caso, unas palabras que todo el mundo evita. La pobreza es vivir en un lugar lleno de luz, pero sin ventanas ni puertas, ni siquiera un techo. La pobreza es un lenguaje de signos que ni siquiera forman palabras. La pobreza es enfermedades incurables, nuevas, extrañas. La pobreza es beber barro y comer piedras. La pobreza es vergüenza, no poder darles a tus hijos aquello que otros no consideran importante. La pobreza es fuerza que a otros les falta. La pobreza es muerte apresurada. La pobreza es no poder llamar a tu familia y hacerles saber que son importantes para ti. La pobreza es ir desnudo, no tener nada que ponerte. La pobreza es falta de gente generosa. La pobreza es lo que los ricos crean. La pobreza es todo aquello que nadie quiere.


Y a pesar de todo nadie hace nada para acabar con ella

lunes, 8 de febrero de 2010

¿Lo probamos?

Túmbate en la cama, quiero desnudarte lentamente, dejar que la pasión se apodere poco a poco de nuestros cuerpos. Desnúdame y bésame como si se tratara de la última vez. Acaricia mi piel con tu lengua, yo haré lo mismo por cada rincón de tu cuerpo. Sintamos como la temperatura va subiendo rápidamente y el sudor va apareciendo. Bésame el cuello, sabes que es algo que me vuelve loca. Luego cierra los ojos y déjame actuar a mí, no los abras si no la magia acabará esfumándose. Recorreré con mis labios todo tu pecho y llegaré hasta el punto que tú desees. Haré que te estremezcas con cada caricia que te proporcione y sentiré como la sangre circula a un ritmo mas acelerado del habitual. Ahora es tu turno. Hazme enloquecer con tus manos, con tu lengua, con tu respiración agitada. Bésame todo el cuerpo, de arriba abajo. Hazme tocar el cielo con la punta de los dedos y consigue que grite tan fuerte como el placer que me haces sentir. Acabemos con un suspiro y mírame de esa forma que nadie más que sabe hacer.

viernes, 5 de febrero de 2010

NO!

Y a pesar de todo hoy soy yo quien dice NO. No a ser tu juguete. No a ser pisoteada una vez más. No a sentirte parte de mí. No a vivir en la mentira. No a sufrir en silencio…
Hoy yo soy la que decide, y he decidido dejarte pasar, ser por una vez capaz de decirte NO.

miércoles, 27 de enero de 2010

Quiero ser yo

Quiero ponerle nombre a cada uno de tus poros, adueñarme de ellos y recorrerlos cada día. Quiero ser quien sienta tus labios en mi piel, quien disfrute de cada palabra y quien sonría al verte sonreír. Déjame verte al cerrar los ojos, escucharte cuanto estas lejos y sentirte cuando no te tengo.

Déjame ser quien te lleve al cielo.

sábado, 23 de enero de 2010

Todo sin ti!

Sé vivir sin ti. ¿Todavía no te has dado cuenta? Que no me haces falta, que no te necesito. Vete, no vuelvas a aparecer, no vuelvas a intentar quitarme la parte de vida que me corresponde, yo ya no quiero entregarte ni la mitad de la que tengo. Soy capaz de todo sin ti, de sonreír, de ser feliz, incluso de vivir una vida. Mírame, estoy bien, no vas a conseguir estropearme nada. Y si lo crees déjame decirte que:

¡Te equivocas pequeño gran GILIPOLLAS!

martes, 19 de enero de 2010

Su pequeño balcón

Sentarse en el balcón en pleno invierno no era una cosa muy corriente, pero ella se sentía libre en aquellos momentos. Le gustaba acurrucarse en una manta y olvidarse del mundo y de la multitud que vivía en él, aunque solo fuera por unos minutos. Necesitaba a la gente que había estado en esos momentos llenos de alegrías, pero parecía ser que en los momentos difíciles esas personas desaparecían. Ya no tenia esa sonrisa matutina que tanto la caracterizaba, ahora se levantaba sabiendo que el día seria como otro cualquiera, que quizás pasaría algo interesante, pero nada que pudiera cambiar su estado anímico. Ya no se sentaba y pausadamente escribía letra por letra todo aquello que le venia a la mente. Había recurrido a sentarse y simplemente dejar que el tiempo pasara, que se acabara el día y empezara otro nuevo, otro exactamente idéntico al anterior. Su habitación se le hacia inmensa en algunas ocasiones, sentía como que todo su alrededor aumentaba, mientras ella se quedaba diminuta sentada en una silla. Pero otras veces las paredes de esa habitación se encogían y la hacían sentir atrapada, y por mas que intentaba que no siguieran encogiendo, éstas se le caían encima. Suerte que le quedaba esa gran ventana que daba al único lugar donde podía refugiarse:



Su pequeño balcón.

domingo, 17 de enero de 2010

Impulsos

No me apetece mantener las distancias contigo, no tengo ganas de verte y no poder besarte. Soy alguien que siempre ha actuado pensando en las consecuencias, pero creo que va siendo hora de actuar según mis impulsos. Esta vez son demasiado fuertes y van a poder conmigo, así que si te beso sin pensarlo, si te abrazo sin poder controlarme, no me lo tengas en cuenta. Los impulsos son los causantes de eso, aunque quizás yo también tenga parte de culpa.

lunes, 4 de enero de 2010

Quédate conmigo


Recorre con tu dedo todo mi cuerpo. Conoce cada lunar que vive en el. Saborea mis labios y déjate llevar por el sonido de mi voz. Enloquece con mi sonrisa. Adéntrate en mi mirada, llega hasta el final y cuélate en mis pensamientos. Sé el invitado de mi corazón, conviértete en su dueño, pero cuídalo, ahora te pertenece, no dejes que se destruya por una mentira o un engaño. Quédate conmigo, no dejes que ese pequeño órgano vuelva a quedarse solo.

domingo, 3 de enero de 2010

Deséalo







Empezar de nuevo no debe ser tan complicado, en realidad solo hace falta desearlo.