lunes, 8 de febrero de 2010

¿Lo probamos?

Túmbate en la cama, quiero desnudarte lentamente, dejar que la pasión se apodere poco a poco de nuestros cuerpos. Desnúdame y bésame como si se tratara de la última vez. Acaricia mi piel con tu lengua, yo haré lo mismo por cada rincón de tu cuerpo. Sintamos como la temperatura va subiendo rápidamente y el sudor va apareciendo. Bésame el cuello, sabes que es algo que me vuelve loca. Luego cierra los ojos y déjame actuar a mí, no los abras si no la magia acabará esfumándose. Recorreré con mis labios todo tu pecho y llegaré hasta el punto que tú desees. Haré que te estremezcas con cada caricia que te proporcione y sentiré como la sangre circula a un ritmo mas acelerado del habitual. Ahora es tu turno. Hazme enloquecer con tus manos, con tu lengua, con tu respiración agitada. Bésame todo el cuerpo, de arriba abajo. Hazme tocar el cielo con la punta de los dedos y consigue que grite tan fuerte como el placer que me haces sentir. Acabemos con un suspiro y mírame de esa forma que nadie más que sabe hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario