miércoles, 16 de junio de 2010

Se armó de valor

Se armó de valor y decidió contarle al mundo el porque de su desesperación.
Necesitaba gritar a los cuatro vientos que el corazón le daba un vuelco cada vez que se imaginaba aquellas manos acariciando otra piel, cada vez que pensaba en aquellos labios besando otros ajenos.

6 comentarios:

  1. Pues tanto el gusto Siiketa!

    Esa sensación de reventar si se guarda un sentimiento 1sólo segundo más no es buena, vale más gritar, a los cuatro vientos, o a los siete :)

    Me encantan los pedacitos de pelicula que tienes a la derecha :)

    ResponderEliminar
  2. :)
    Has sido una sorpresa en mi blog, muchas gracias.
    Tienes entradas muy bonitas.
    Te sigo!

    ResponderEliminar
  3. ¿Y quién no se siente así ante eso?

    Beso :)

    ResponderEliminar
  4. Seguro que se quedó sin voz de tanto gritar. muás

    ResponderEliminar
  5. ¿Se sintió mas desahogada al largar su dolor?

    Besito!

    ResponderEliminar