viernes, 6 de agosto de 2010

Gritaba...

Hoy tenia ganas de gritarle al mundo, de gritar que los imposibles no existían, de gritar que todo puede solucionarse si uno mismo se lo propone, de gritar que estaba enamorada de la vida, de la lluvia, de los amaneceres y los atardeceres, de los días grises, de cada una de esas personas que pasaban por su vida.
Hoy ella se sentía bien, hoy quería que esa sonrisa que se había dibujado en su cara nunca más desapareciera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario