lunes, 24 de diciembre de 2012

Navidades en familia

Creo que las mejores navidades de mi vida van a ser estas. No me ha tocado la lotería, ni creo que Papá Noel o los Reyes Magos sean mucho mas buenos que otros años, pero la vida nos ha cambiado, nos ha enseñado a valorar las cosas mucho más de lo que lo hacíamos.

Este año sonreiremos aunque no queramos, nos miraremos a cada segundo dando gracias de poder compartir una navidad mas todos juntos, y digo todos, sin ninguna falta porque no podía ser de otra manera.

La suerte este año nos ha acompañado, nos ha cogido de la mano y se ha venido con nosotros a cada paso que dábamos. No queremos dinero, ni regalos, ni nada material, nos conformamos con estar todos un año más.

Vivid cada momento como si no hubiera mañana, haced lo que queráis sin pensar en lo que los demás podrán decir, quizás mañana sea tarde.


Feliz Navidad a todos.

sábado, 1 de diciembre de 2012

Fuerza y valor

Su fuerza nos da fuerza a nosotros.

Su vitalidad nos ilumina como un rayo de sol.

Ella es de las pocas personas capaz de superar todo lo que pasa, todo lo malo que llega a su vida sin avisar, sin apenas pronunciarse.

Ella consigue sonreír ante el miedo, ante el peligro, ante todos nosotros.

Si ella puede con todo, nosotros también.

Si ella quiere vencer, nosotros seremos sus armas.

Juntos somos uno, juntos somos indestructibles.


¡Te esperamos pronto!

viernes, 9 de noviembre de 2012

Él. Ella. Ellos ciegamente.

Se hacia la ciega, la sorda la muda…
No quería ver ni oír a nadie y le atemorizaba soltar una palabra.

Todos la advertían, intentaban ayudarla, pero la venda que tapaba sus ojos era demasiado grande.

Ella creía vivir en un cuento de hadas en el que el príncipe intentaba que fuera mejor princesa.
Él sabia como jugar sus cartas, sabia manipularla y hacerle creer que la culpa de todo era solo suya.

Cada día se sentía mas cansada, mas hundida y humillada, pero le quería y no pensaba que él hiciera nada malo, quizás ella no hacia bien las cosas, estaba convencida de que se lo merecía.

Se miraba al espejo y no se reconocía. Su cara estaba llena de cicatrices y de heridas aún hinchadas. Sus amigos la advirtieron, ella no los escuchó.

Él llegó a casa, cansado, malhumorado, sediento de placer.

Ella no quería complacerle, pero como otras tantas noches se vio obligada a dejarse hacer.

Él la agarró fuerte.

Ella quiso soltarse.

Él la cogió del cuello y golpeó su cabeza contra la pared.

La sangre cobró vida y empezó a salir del cráneo de esa pobre mujer.

Ella murió en aquel mismo instante.

Él aseguró que aquello fue un accidente.

Él siguió su vida mientras ella dejaba este mundo por haberle querido ciegamente.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Regreso.

Volvía a tener ilusión, volvía a querer escribir, a expresarse a través de sus palabras. Había vuelto, no sabia si para quedarse o no, pero estaba segura de que era un nuevo comienzo, algo que volvería a llenar ese vacío que desde hacía un tiempo la invadía. Si las cosas no salen bien hay que mirarlas de frente y afrontarlas. Hay que luchar por lo que se quiere y si para ello hace falta pasar por cosas que uno no desea, así será.