martes, 23 de julio de 2013

(Mamá) Eres...

Eres lo necesario para vivir, eres lo necesario para aprender a compartir.

Eres la luz que ilumina cada paso de mi vida, cada rincón oscuro en el que a veces me encuentro.

Eres imprescindible en todos aquellos momentos de triunfo, pero también en aquellos de desolación, sin ti ni unos ni otros serian ni la mínima parte de lo que son.

Eres la persona que me ha enseñado a ser yo, la que me ha empujado a cumplir todos mis sueños, la que me ha levantado de las caídas más dolorosas, y la que ha celebrado conmigo mis victorias.

Eres esperanza, nunca dejas que ninguno de nuestros sueños se desvanezcan, por más imposibles que parezcan.

Eres generosidad, das sin esperar recibir nada a cambio.

Eres una parte de mi vida demasiado importante.

Eres el retrato de mí caminar, de todos aquellos pasos que con tu ayuda he podido dar.

Eres fuerza, capaz de sacar una sonrisa incluso en los peores momentos, capaz de seguir adelante a pesar de todas las dificultades, capaz de llevar sobre tus hombros todo aquello tan pesado sin ni siquiera quejarte.

Eres amistad, la única persona que nunca va a fallarme, la única persona que pase lo que pase va a seguir a mi lado.

Eres felicidad en mí, en todo aquello que hemos compartido, en todo aquello que nos queda por compartir.

Eres amor, ganas de vivir, de soñar, de seguir adelante.

Eres la mejor madre del mundo.