jueves, 20 de marzo de 2014

El cambio de tu vida

Hay momentos en la vida en los que las personas cambian, momentos que hacen que te des cuenta de quien eres y hacia donde quieres ir en realidad.

Dicen que la gente cambia sin explicación, que de un día para otro, sin motivo alguno, dejan de ser quienes eran para ser otras personas.

Yo discrepo respecto a lo de cambiar sin explicación, sin motivo, porque cuando alguien cambia es porque algo en su vida también lo ha hecho.

Ya puedes tener 20, 30 o 40 años, pero cuando te llegue el momento de cambiar lo harás. Yo lo hice, cambié un 10 de noviembre del 2012 y no cambié sin explicación, yo tenia un motivo, el más importante de mi vida.

La realidad duele, duele hasta el punto de querer desaparecer, pero un solo segundo, una sola palabra, pueden hacer que quieras quedarte un poquito mas en éste mundo, un mundo en el que las desgracias abundan y las alegrías carecen, pero un mundo en el que puedes vivir si hay alguien cogiendo tu mano.

Y cuando te das cuenta de que ese alguien va a estar a tu lado mucho mas tiempo es hora de cambiar, de ver la vida mejor, de disfrutar de aquello que tienes y olvidar las pequeñas cosas insignificantes por las que se nublaban tus días.

Cuando ves que lo que siempre has pensado que era blanco se convierte en un intenso negro te das cuenta de que quizás, y solo quizás, lo que para ti era negro puede convertirse en blanco. Y ahí, en ese momento, tú y tu mundo cambiáis.

Un cambio no es fácil, pero hay cambios que hacen que tu alma sonría y si tu alma sonríe tú deslumbrarás.

Yo me propuse hacer que ese lado oscuro que hacia tiempo ocupaba mi vida se convirtiera en pequeños rayos de luz para, de ese modo, intentar cubrir el enorme socavón negro que había aparecido.

Algo en mi cambió y no fue sin motivo, desde aquel cambio los rayos de luz entran por grandes ventanales y han conseguido que lo negro se difumine. Siempre quedará algo de él, pero la luz siempre podrá vencerlo.

Cuando te llegue el cambio aprende de el, exprímelo, porque en ese instante no solo cambiarás tú sino que tu mundo también lo hará.