jueves, 27 de noviembre de 2014

Las normas están para saltárselas





Voy de camino a casa y me es inevitable pensar en los obstáculos que se interponen en el camino que me llevará directamente hacia a ti, obstáculos que debería rechazar en mi vida, una vida que quiero que sea tuya, nuestra, de nadie más.

Es difícil no pensar en que pasaría si otra persona ocupase tu lugar, hace no tanto tiempo no eras tú el dueño de mi ser y es por eso mismo por lo que tengo miedo. No ha sido fácil apartar las piedras del camino pero cuando te veo creo que es aún más difícil no poder sentir tus labios cada vez que nos cruzamos.

Me gustaría no tener que pensar en nada más que no fuésemos tú y yo, pero aveces mi subconsciente me reta y gana la partida dejando que pensamientos contradictorios entren en mi cabeza.

No sé si esto está bien, si soñar contigo cada noche está permitido, pero no cambiaría por nada del mundo como me siento cuando puedo hacer todo lo que me apetece a tu lado, aunque sólo sea durmiendo.

No creo que pueda seguir ocultando que eres tú el que me hace vivir, porque cuando pensaba que no sería capaz de volver a ponerme nerviosa ante otras manos llegaste tú y pusiste mi mundo patas arriba, haciendome creer que las normas están para saltárselas y contigo quiero saltármelas todas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario