miércoles, 31 de diciembre de 2014

Adiós 2014

Se acaba el año igual que empezó, sin él, y no es que su ausencia me asuste más bien me tranquiliza.

Han pasado muchas cosas en este año, cada uno de sus 365 días han sido únicos. Unos más dolorosos y otros mucho más alegres, pero todos han tenido algo en común, él no ha estado y en cambio ella ha sido la vida en estado puro.

Y si tengo que resumir lo que este año me ha dado puedo decir que es paz, porque a pesar de que las cosas no van siempre como una espera que vayan están ellos y con eso podría pasar los años que me quedan de vida.

He aprendido que la mentira destruye familias, que por mucho que intentes no ver las cosas siempre acabas encontrandotelas de cara.

He aprendido que cuando quieres algo debes ir a por ello, que se acabó eso de tener miedo, que si cuesta conseguirlo es porque al final la recompensa será increible.

He aprendido que tomar decisiones a tiempo es lo mejor que se puede hacer, que aunque hayan cosas que duelan siempre tienes que dejarte llevar por aquello en lo que crees.

Pero si algo en este año he aprendido es que su sonrisa es lo que me ayuda a seguir y que daría la vida porque esa sonrisa y ella siempre estuvieran conmigo, porque sólo el hecho de pensar que una vez casi las pierdo me rompe el alma.

Espero que el 2015 venga cargado de todo lo que el 2014 se ha llevado, o al menos de las cosas que nos hagan sonreír.

Adiós 2014, aunque acabas mejor de lo que empezaste es un placer poder perderte de vista.

lunes, 29 de diciembre de 2014

Vosotros, lo mejor de este año

En dos días será hora de decirle adiós a este año y yo no quiero dejarlo pasar sin dar las gracias a todos los que han estado sin ni siquiera pedirlo.

Los primeros son ellos, mis abuelos, que con tantos años a cuestas aún son capaces de ver la vida de esa forma tan envidiable, tan llena de amor. Porque ellos me han demostrado que la familia es lo primero, que juntos podemos superar todo lo que nos propongamos. Ellos han sido mis segundos padres y aveces incluso los primeros. Y gracias a ellos hoy soy quien soy porque me han enseñado los valores que tengo hoy en día.

Mi madre, esa mujer débil por fuera y fuerte por dentro, con un corazón inmenso, lleno de bondad. Ella ha sido lo más importante durante toda mi vida y lo será siempre. Este año me ha enseñado la lección más valiosa en este mundo: solas también podemos. Y es que ha sacado fuerzas de donde no las había para sacar adelante todo.

Mi hermano, él es mi ejemplo a seguir, no tengo duda de que ha medida que voy creciendo quiero ser más como él, porque sus ganas y su forma de ver las cosas son capaces de conquistarte. Lleva muchos años enseñandome lo bueno y lo malo de la vida pero este año que se va ha conseguido que crezca como persona.

Y no puedo acabar esto sin darle las gracias a ellas, a las que sin pedirlo han estado a mi lado, cerca, lejos, pero conmigo.

Gracias Zaida por ser parte de mi vida, por ser la locura que me guía a dar el siguiente paso, por ser quien consigue que vea las cosas buenas de las malas. Gracias por no dejarme sola, por contar conmigo siempre y por ser quien eres. Eres y serás esa persona, mi persona.

Gracias Susii, porque aunque cada año que pasa tenemos menos tiempo la una para la otra eres quien da paz a mi vida. Gracias por ser mi apoyo constante, por ayudarme a mantener la calma y hacerme ver que todo es posible. Eres y serás esa imprescindible que empezaste a ser hace ya muchos años.

Pauu, mi pequeña, la niña de mis ojos. No se puede estar más lejos y tan cerca a la vez como lo estás tú. Porque no hace falta nada más que un "Hola" para saber si las cosas van bien o no. Nunca vas a dejar de ser otra de esas imprescindible en mi vida. Los quilometros no son barreras para nosotras.

Mis fantásticas, gracias por otro año, porque EMAV saca lo mejor de mi, pero vosotras sois las culpables de que sonría cada día. Gracias por estar en esos momentos en los que la sonrisa desaparecía porque sin vosotras muchas de ellas se habrían quedado perdidas.

Y tengo que dar las gracias a todos aquellos que han pasado por mi vida y se han ido, porque ellos también me han enseñado cosas, como por ejemplo que siempre tengo que pensar en lo que me hace feliz.

Y gracias a los que han pasado y se han quedado, porque sois muchos, y pagaría porque nunca os fuerais.

Gracias a todos por hacer de este 2014 un año más llevadero.

martes, 23 de diciembre de 2014

Mi regalo

Que bonito era cuando de pequeños nos decían que Papá Noel y los Reyes Magos nos miraban por un agujerito durante todo el año y veían si eramos buenos o malos y dependiendo de esa actitud tendriamos o no todo aquello que les habiamos pedido.

Soy de esas personas que creen en la magia y sigo pensando que ese agujerito existe y que cuando despierte el 25 de diciembre y el 6 de enero tendré todo aquello que he pedido.

Porque si de verdad han estado observandome un año entero sabrán que lo que más quiero no se compra, que ella es mi regalo cada Navidad, porque desde el día en el que casi la pierdo no pido otra cosa que no sea seguir teniendola a mi lado, porque no podría seguir si no pudiera gritar MAMÁ y escuchar un simple "¿Que?" al otro lado de la puerta.

Este año quiero que en casa todos se levanten con una sonrisa y celebrar que Papá Noel y los Reyes Magos han vuelto a conseguir que mis deseos se hagan realidad.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Acompáñame

Al girar la vista te he visto allí, fumándote un cigarrillo, ajeno a que mis cinco sentidos están postrados en ti.

Soy una bala perdida que se olvida de hasta que día es, pero por alguna razón tus ojos han decidido ser ocupas en mi mente y no soy capaz de olvidarme de ellos ni un solo momento.

Tengo unas ganas irrefrenables de besarte y si esas ganas no desaparecen voy a dejar que mis labios se encuentren con los tuyos en cuanto te despistes, porque esos labios son mi perdición y créeme, si eso pasa no voy a dejarte escapar, porque creo que la vida a tu lado puede ser perfecta, porque cuando me hablan de perfección me vienes tú a la mente y esa manera de ser que ha conseguido volverme loca.

Oscar Wilde decía que lo menos frecuente en este mundo es vivir que la mayoría de la gente existe, eso es todo.
Y te juro que hasta hace muy poco yo sólo existía, pero desde que tú has pasado a ser alguien importante para mi, quiero vivir, pero quiero hacerlo contigo, pudiéndote coger de la mano sin miedo en cualquier lugar o besándote en todos los semáforos en rojo, sin importar lo que la gente diga, porque sólo por ver esa sonrisa ya merece la pena vivir.

Si quieres te invito a compartir conmigo esta locura, una locura que estoy dispuesta a cometer por ti, una locura que sin duda merecerá la pena si al acabar el día eres tú quien me da las buenas noches.