miércoles, 31 de diciembre de 2014

Adiós 2014

Se acaba el año igual que empezó, sin él, y no es que su ausencia me asuste más bien me tranquiliza.

Han pasado muchas cosas en este año, cada uno de sus 365 días han sido únicos. Unos más dolorosos y otros mucho más alegres, pero todos han tenido algo en común, él no ha estado y en cambio ella ha sido la vida en estado puro.

Y si tengo que resumir lo que este año me ha dado puedo decir que es paz, porque a pesar de que las cosas no van siempre como una espera que vayan están ellos y con eso podría pasar los años que me quedan de vida.

He aprendido que la mentira destruye familias, que por mucho que intentes no ver las cosas siempre acabas encontrandotelas de cara.

He aprendido que cuando quieres algo debes ir a por ello, que se acabó eso de tener miedo, que si cuesta conseguirlo es porque al final la recompensa será increible.

He aprendido que tomar decisiones a tiempo es lo mejor que se puede hacer, que aunque hayan cosas que duelan siempre tienes que dejarte llevar por aquello en lo que crees.

Pero si algo en este año he aprendido es que su sonrisa es lo que me ayuda a seguir y que daría la vida porque esa sonrisa y ella siempre estuvieran conmigo, porque sólo el hecho de pensar que una vez casi las pierdo me rompe el alma.

Espero que el 2015 venga cargado de todo lo que el 2014 se ha llevado, o al menos de las cosas que nos hagan sonreír.

Adiós 2014, aunque acabas mejor de lo que empezaste es un placer poder perderte de vista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario