jueves, 31 de diciembre de 2015

Adiós 2015

Esto se está a punto de acabar y tengo algunas cosas que decir antes de que el año llegue a su fin.

Creo que ha sido un año bueno, como siempre han habido altibajos pero a pesar de eso el balance es bueno.

Han entrado y salido personas de mi vida, unas me han hecho feliz y otras un daño inmenso, pero creo que de todo se aprende.

A los que habéis aparecido este año y os habéis decidido quedar sólo quiero agradecéroslo, porque habéis sido pilares importantes en momentos difíciles y creo que eso es lo que ha hecho que sigáis ahí, que ni vosotros hayáis querido iros ni yo echaros.

Los que habéis decidido aparecer y desaparecer, bueno, a vosotros no tengo mucho que deciros. Supongo que llegasteis a mi con algún propósito y estoy segura de que más de uno lo conseguisteis, una vez lo hicisteis era hora de marcharos. Gracias, porque algunos de vosotros me hicisteis comprender muchas cosas.

¿Y los que lleváis media vida conmigo? ¿Qué voy a decir de vosotros? Sois mi mundo, las personas que me han dibujado el camino cuando no sabía por donde ir, quienes habéis hecho de lágrimas sonrisas y de tristeza alegría. Gracias, por confiar en mi, por apoyarme en cada momento, por no rendiros conmigo. Os debo mucho porque habéis sido los responsables de que me levantara cada vez que me caía.

Creo que el 2015 ha sido mi año. Si, hay cosas que no han salido bien, pero si me paro a pensar he conseguido trabajo, he ganado amigos, experiencias, he reído, me he divertido, he sido una persona libre después de tanto tiempo y creo que eso es lo que me llevo de este año, la libertad.

No recordaba lo que era una noche de chicas o una noche de fiesta sin fin.
No recordaba lo que era disfrutar de cada segundo como si fuera el último, ni de que aveces hay que ser un poco más abierta para vivir experiencias maravillosas.
No recordaba lo que era divertirme, sin preocupaciones ni lo que eran mañanas, tardes o noches de puro desenfreno.
Gracias a todos los que habéis hecho posible esa libertad, me habéis hecho sentir viva de nuevo.

Que el 2016 se lleve lo malo y me deje con lo bueno, no pido nada más, sólo que todo siga como hasta ahora.

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Ni sapos ni príncipes azules

No creo en los cuentos de hadas y he dejado de creer en eso del amor eterno.

Estoy convencida de que con un beso no puedes convertir a un sapo en príncipe azul y de que éste último no ha existido ni existirá nunca.

Supongo que la vida me ha enseñado que a quien debo querer es a mi misma. Que al fin y al cabo nacemos y morimos solos y que, ¿para que complicarte la vida si luego todo se acaba?

Mucha gente no entenderá ni compartirá conmigo todo esto y lo respetaré eternamente porque hasta hace muy poco yo era quien más creía en el amor, la que habría dado la vida por encontrar a esa persona.

Imagino que el problema es que quien un día me enseñó lo que era el amor hoy ya no está. Y no, no os penséis que hablo de algún ex novio o algo por el estilo. Quien me enseñó lo que era amar poco después me descubrió lo que era la mentira, la traición, el abandono, el odio y el rencor.

Algún día llegará esa persona que me haga vibrar (o no) y volveré para hablaros de lo precioso que es sentir mariposas en el estómago. Pero mientras eso llega he decidido vivir, equivocarme, caerme y levantarme, aprender, disfrutar...

He decidido que mi vida va a depender de mi y que sólo yo soy quien decide lo que hago con ella.

viernes, 4 de diciembre de 2015

Enamorate de mis defectos

No quiero que sólo quieras mi lado bueno.
No quiero que te enamores de mis virtudes.

Quiero que mis defectos te vuelvan loco
y que ese lado tan imperfecto que tengo haga que no puedas dejar de buscarme.

No quiero un amor en el que todo sea de color de rosas,
quiero un amor en el que el negro exista
y que sea esa mirada tan tuya la que consiga hacerme ver los diferentes tonos de grises.

No soy perfecta, ni lo seré nunca.
Por esa razón no quieras idealizarme,
no busques sólo aquello que te gusta.

Quiereme con todo lo que eso conlleva,
quiereme con todas tus fuerzas,
porque sólo de esa manera también conseguirás amar a mis defectos.

domingo, 18 de octubre de 2015

En un día como hoy te regalo algo como esto

Creo que no hay mejor día para dedicarte esta entrada que el de hoy. Voy a hacerte el mejor regalo de cumpleaños que podrías tener.

Papá:

Cuando te fuiste pensé que mi mundo se vendría abajo y que nada tendría sentido, pero me equivoqué.

Gracias a todos tus fallos yo he aprendido que no todas las personas son lo que aparentan ser. Hoy no voy a recriminarte nada, hoy sólo voy a agradecerte cosas.

Quiero agradecerte que hayas dejado que mi hermano sea ese padre que contigo no tuve, siempre estuviste ausente y gracias a eso no ha sido tan difícil saber que ya no estarás nunca más cuando entre en casa.

Quiero agradecerte porque has conseguido que entienda que el rencor no sirve de nada, que crearse un enemigo es perder el tiempo.

Gracias a que me abandonaste en su momento hoy me he dado cuenta de que tengo a la madre más fuerte del mundo y que sin una figura paterna también se puede vivir. Que el amor es amor y que mi padre no eres tú. Porque haber puesto esa semillita no te convierte en padre. Un padre es aquel que está cuando su niña llora, cuando su niña ríe, cuando su niña cae y es quien ayuda a su niña a levantarse. He tenido la suerte de que pusiste una semilla 4 años antes que la mía y eso ha hecho que él sea quien me haya hecho sentir la niña de alguien.

Te perdono, por haberme abandonado, por haberte despreocupado de mi, por no pensar en si estaría bien. Te perdono porque creo que ya tienes suficiente con saber que nunca volverás a tenerme, que quizás aún no te has dado cuenta pero algún día te arrepentirás de todo y entonces me buscarás, pero yo no estaré porque estaré con esa familia que me ha enseñado a vivir o quizás con esa que yo forme y de la que nunca sabrás su existencia.

Pasa un buen día que desde que te fuiste mis días siempre son buenos.

viernes, 16 de octubre de 2015

Por si todavía me lees

No sé si todavía me lees, pero tengo que utilizar la última bala que queda en el cartucho.

Hoy es uno de esos días es los que necesito de tu templanza, de tu calma. Uno de esos días en los que es imposible no echarte de menos. Te fuiste así, sin más. No me diste la oportunidad de despedirme de ti, de decirte todo lo que había callado, y aunque creo que eso es de ser cobarde aquí estoy, intentando que esto llegue a ti.

Estoy en el metro, de camino al trabajo, este es el único momento del día que tengo para mi sola, en el que no pienso ni de donde vengo ni a donde voy, pero aquí estoy, escribiendote a ti, pensando hacía donde me llevará esto, en si será una de esas entradas en vano.

Ojalá todo lo que pasó hubiera pasado de otra manera, no creo que nadie pueda soportar tanto como he soportado yo. Como bien sabes todas las cosas malas han ido de la mano, una tras otra, sin dejarme ni un respiro. Hasta que apareciste tú y parece que cortaste esa cola de mala racha, aunque luego fueras el encargado de volver a unirla.

Te he echado de menos en infinidad de veces, te he escuchado donde no estabas y te he visto donde seguramente nunca estarías. Pero apesar de todo sigo pensando que eras tú el que me transmitía la paz que necesitaba y ahora que no estás no sé muy bien que hacer para conseguirla de nuevo.

Deseo que allí donde te haya llevado la vida seas feliz, que consigas todo aquello que querías, que nada ni nadie sea un obstáculo en tus sueños, porque creo que una de las cosas más maravillosas que tenías eran esos sueños que nunca se desvanecian.

Mi vida sigue igual que cuando te fuiste, he encontrado otro trabajo y estoy en busca de esas prácticas que tantas ganas tenía de hacer. Sigo soñando en ser quien quiero ser y haciendo poco por conseguirlo, supongo que siempre será más importante el deber que el querer.

Espero que algún día decidas que puedo estar en tu vida sin que eso sea un gran problema. Hasta entonces solo deseo que me leas, que esto sirva de algo.

Sonríe y recuerda que todo depende del momento.

miércoles, 14 de octubre de 2015

Por ti caería y volvería a levantarme

No puedo seguir así, no puedo estar esperando cada día a dar el paso, pensando en lo jodido que es conseguir todo lo que quiero.

Que mi misión en estos momentos no era otra que conseguir sentirme útil. Pero llegaste otra vez con esa sonrisa y mi mundo volvió a volcarse en ti, en esa mirada que aparece en mi mente cada vez que cierro los ojos, en ese olor que dejaste un día en mi y que a día de hoy sigo conservando.

Después de todo yo volvía a tener las cosas tan claras... Mi vida iba a ser yo, iba a ser egoísta e iba a centrarme en mi, pero has cambiado por completo todos mis planes. Ahora quiero conseguir que te des cuenta de que estoy aquí, de que hace mucho tiempo que estoy aquí, cerca de ti aunque tú no te hayas dado cuenta nunca.

Que se me acelera hasta el alma cuando te veo, que no puedo vivir ni un segundo más sin gritar que quiero arriesgar. Que estoy dispuesta a caer por ti, ya me levantaré si es necesario, pero que contigo quiero intentarlo, que no puedo estar pensando en que habría pasado si hubiese tenido las narices de decirte que todas las noches te cuelas en mis sueños y vivimos una vida preciosa.

Ojalá todo fuera más fácil, ojalá todo lo que nos separa nos uniera, pero de momento sólo puedo verte desde lejos, de momento tengo que conformarme con soñarte cada noche.

domingo, 27 de septiembre de 2015

Que mis sueños se hagan realidad

Ha hecho falta volver a verte para entender que mis sueños no son sólo sueños.

Tengo que reconocer qué sigo negándome a mí misma que todo lo que pasa mientras duermo quiero que sea real.

Desde el momento en el que te conocí me inspiraste, fuiste esa musa qué tanta falta me hacía.

No sé cómo lo has hecho pero aquí estoy, escribiendo otra vez, escribiendo para alguien que no es él. Escribiéndote a ti con todas las consecuencias que eso pueda traer.

Estoy cansada de dar el paso así que esta vez no voy a hacerlo, supongo que tendré que conformarme con soñar cada noche contigo y resignarme, afrontar qué tú y yo nunca formaremos un nosotros.

Hay millones de cosas que nos separan pero ninguna me impediría estar contigo.

Gracias por abrirme los ojos, gracias por hacerme entender que a veces los sueños son todo aquello que te gustaría vivir.

viernes, 25 de septiembre de 2015

Perdóname

Perdóname por dedicarle palabras de amor a alguien que no eras tú. Por escribirle sin cesar a esa persona que no se ha preocupado nunca por mi.

Perdóname por no haberme dado cuenta antes de lo especial que eras, de como tu sonrisa ilumina mi mundo.

Perdóname por intentar alejarme de ti y acercarme a quien me iba a destrozar el corazón.

Perdóname por no comprender que tú eres la única persona que puede hacerme sentir en casa.

Perdóname porque aún no soy capaz de explicarle al mundo que tú eres yo. Que yo soy tú.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Devuelveme lo que no te pertenece

Devuelveme la parte de mi que te llevaste. Quiero recuperar la confianza en la gente, mi alegría y mi sonrisa.

Esa parte no te pertenece, así que si eres tan amable te agradecería que me la entregaras. A ti ya no te hace falta ni mi confianza, ni mi alegría, ni mucho menos mi sonrisa.

Ahora ya tienes a alguien que te da todo eso, pero recuerda no arrebatarselo como hiciste conmigo, lo peor que una persona puede hacer es adueñarse de algo que no es suyo.

Voy a ser feliz porque hoy he entendido que me merezco el mundo y a alguien que me preste su sonrisa de vez en cuando, hasta que yo recupere la mía.

viernes, 4 de septiembre de 2015

Te recuerdo

Me ha sido imposible resistirme a la tentación de releer cada una de las palabras que me dedicabas cuando lo "nuestro" era esa historia que empezaba a escribirse.

Lo primero que recuerdo es cuando empecé a ser tu NIÑA, un poco por lo pequeña que era pero más por ese cariño que me tenias. Aunque quería hacerte creer que odiaba que me llamaras así la verdad es que me encantaba. Me hacías sentir especial, única, grande.

¿Recuerdas a lagrimitas? No todo el mundo conoce su historia. Es un simple peluche que como bien sabes me ha acompañado en todo momento, en esas situaciones en las que las sonrisas eran mas bien escasas.

No había mañana que no te diera los buenos días. Era algo que me encantaba, despertarme, coger el móvil y desearte una buena mañana. El camino al trabajo siempre se me hacia más ameno teniéndote al otro lado del teléfono. No podemos olvidar como te esperaba todas las noches para poder ser la última persona con la que hablara. Una vez me dijiste que eras feliz porque había sido la ultima persona con la que habías hablado. Eso me hizo dormir sonriendo, porque sonreír contigo era una rutina preciosa.

Siempre bromeabas con aquel rechazo mío, un rechazo que más tarde desapareció dando paso a las ganas de tenerte a cada minuto. Sabias que odiaba que bromearas con eso, lo que no sabias era que lo odiaba porque yo ya estaba replanteándome ciertas cosas.

¿Y aquella "bronca" que tuvimos porque según tú mi gato no me amaba? Los gatos te dan mimos por instinto me decías, yo lo negaba y afirmaba que los gatos te querían sin más.

Poco después llegó esa promesa de subir conmigo a ese lugar que tú y yo sabemos, una promesa que nunca llegó, igual que aquella de que siempre te tendría para todo y que tú no ibas a desaparecer como lo habían hecho todas aquellas personas que me habían importado a lo largo de la vida.

Es triste que todo acabara así, pero sabia que para que tú fueras feliz yo tenia que desaparecer. Créeme, ha sido la decisión más difícil del mundo, pero prefiero verte sonriendo a sonreír yo.

No hay día que no espere una señal de que no te has olvidado de mi. Me dijiste que nunca lo harías pero ya no sé que pensar... Es difícil seguir creyendo que recuerdas todo esto.

Te echo de menos, mucho. Si tú también me echas de menos, aunque solo sea un poquito, por favor, házmelo saber. A veces lo necesito.

sábado, 29 de agosto de 2015

Hasta pronto

Es hora de despedirme, de decir adiós a una de las etapas más bonitas y satisfactorias de mi vida.

Hoy vence mi contrato y por desgracia no ha venido seguido de una renovación como esperaba, pero ha merecido la pena porque han sido dos de los mejores meses que he tenido.

Este año ha sido raro, diferente. No he disfrutado de vacaciones de verano por estar trabajando pero he ganado en confianza, en experiencia y estoy segura de que he mejorado como persona.

Me llevo a tanta gente de ese pequeño lugar que sólo por eso ya merece la pena haberme pasado estos meses sin apenas dormir.

Mi locura volvió a cobrar vida con vosotros y es algo que siempre llevaré conmigo, porque cuando algo iba mal allí era imposible pensar en ello.

Gracias a toda la plantilla de Primark Diagonal Mar, porque sois personas increíbles y me llevo algo de cada uno de vosotros.

Es duro decir adiós, pero yo estoy segura de que esto es sólo un hasta pronto.

domingo, 23 de agosto de 2015

Ellos: mi motor

Me he dado cuenta de que tengo un motor de la vida que nunca para, que está ahí siempre para mi.

Ellos. Unos hace mucho tiempo que están, otros han llegado hace poco, pero pisando fuerte. Se hacen llamar amigos y sin duda han sabido comportarse como tal en momentos duros.

Ahora, que es cuando más los necesito, están ahí, al pie del cañón, brindandome un hombro en el que llorar y regalandome sonrisas día a día.

Supongo que aveces tienes que aprender a confiar en la gente, aunque hayan muchas personas que te hayan defraudado a lo largo del camino. Lo he aprendido hace muy poco, cuando sin pedirlo han aparecido en mi vida personas increibles.

Ya no tengo la necesidad de escribir para ti. Ha sido un placer compartir mis últimas entradas contigo, volveré a hacerlo, seguro, pero ahora sé que la felicidad depende de mi y que ellos son quienes me ayudan a vivir.

Unos me habéis aguantado años, otros meses, pero todos sois parte de mi.
Gracias chicos, sé que cada uno de los que leáis esto sabréis quienes sois.

miércoles, 19 de agosto de 2015

El bar que nos vio conocernos

Hoy me he vuelto a sentar en aquel bar que nos vio conocernos, en aquellas butacas que crujían cada vez que me giraba (disimuladamente) para comprobar que no te estaba asustando mientras te hablaba del inmenso caos que era mi vida.

Supongo que allí me sentí libre y es por esa razón por la que hoy estoy aquí, sentada, bebiéndome una cerveza y hablando con la gente de lo bonita que puede ser la vida incluso cuando crees que nada puede ir peor.

Ha sido aquí donde he comprendido algo: Somos almas libres y como tales debemos volar lejos y volver cuando se nos antoje. Yo me he quedado estancada, mis alas aun no están preparadas para tomar impulso y dejarse llevar.

Aunque no lo creas, hoy ha sido el primer día que no me ha dolido recordarte, porque sé que sigues ahí, porque sé que aunque no lo sepas me echas un poquito de menos.

Créeme, la vida es maravillosa, te das cuenta cuando crees que lo has perdido todo y de repente aparece algo (o alguien) y descubres que te da igual que aquello sea tan fugaz como una estrella, quieres vivir el momento, sin pensar, dejándote llevar.

No tuve la oportunidad de contarte muchas de las cosas que quería, muchos proyectos que tenia en mente y que estoy segura me habrías ayudado a empezar. Pero tuve la oportunidad de conocerte y con eso me basta, porque si la vida te puso en mi camino estoy segura que es por un gran motivo y es muy posible que ese motivo fuera ayudarme a entender que mi dignidad está por encima de todo. También es verdad que si la vida te ha apartado de mi quizás es porque no debías estar en ella, pero me quedo con lo bonito, con tus palabras, con tus actos, con lo bueno.

Sé que algún día la vida volverá a juntarnos, porque algo tan bonito no puede acabar de esta manera.

martes, 18 de agosto de 2015

Cada lluvia es diferente

Hoy la lluvia me ha empapado de pies a cabeza y aunque el frío me ha calado hasta los huesos habría estado bajo esa lluvia todo el día.

Cuando las gotas han empezado a mojarme me he sentido libre, feliz. No sé que tiene la lluvia pero consigue que sonría como si nada malo pasase a mi alrededor. Es cierto que suele ponerme melancólica pero supongo que todo depende, y os preguntaréis: ¿de que?, pues ¡del momento!

Cada momento es único, irrepetible, especial... Y por esa razón cada lluvia es diferente, porque el momento marca la diferencia. Y hoy, sin duda alguna, era el momento de sonreír.

lunes, 17 de agosto de 2015

Reflexiones matutinas

Son las 5.30 de la mañana y os preguntaréis que hago escribiendo a estas horas.

Voy de camino al trabajo, de paquete en la moto, disfrutando del aire fresco, pensando en lo mucho que han cambiado las cosas en tan poco tiempo.

Hace apenas unas semanas no soltaba el móvil de mis manos, pasaba noches despierta hasta las tantas y me apetecía salir del trabajo para escribir un simple: fin de mi jornada.

Ahora el móvil va todas las mañanas en mi bolso, me voy a dormir pronto y al salir sólo miro si mi hermano me ha escrito el típico: estoy de camino.

Me gustaba estar pegada a él, eso me acercaba más a ti. Y supongo que esto, en cierto modo, también lo hace. Porque aquí puedo ser yo, aquí puedo escribir lo que siento sin miedo a nada.

Aún recuerdo cuando me felicitaste por querer despertarme con poesía y hacer el amor con rima asonante, creo que fue entonces cuando supe que no dejarías de leerme.

Son las 5.30 de la mañana y te echo de menos, aunque la vida sigue y pienso seguir con ella, viviendo al límite, sonriendo sin miedo y siendo la persona más feliz del mundo, si algún día quieres volver a unirte a todo eso, búscame.

domingo, 16 de agosto de 2015

Pasar página

Acabar capítulos o incluso terminar libros está bien, aveces es lo mejor que una persona puede hacer. Pero cuando le pones fin a algo de manera forzada es bastante más difícil decir adiós.

He pasado página muchas veces, unas me han costado más que otras pero siempre he conseguido empezar con la siguiente. También es cierto que la mayoría de veces ha sido decisión propia.

Esta vez he pasado página por obligación, pero he dejado la esquinita doblada por si algún día hay que volver y no recuerdo donde estaba.

Es increíble como aveces cuanto menos crees que dolerá es cuando más daño te hace. Ha sido una decisión difícil, pero aveces debes apartarte para que otra persona sea feliz y yo así lo he hecho.

Voy a seguir con mi libro de aventuras, dejando que las páginas se pasen una a una, pero no desdoblaré esa esquina, porque estoy segura de que algún día la vida, el destino o como bien queráis llamarlo, me hará volver allí y aunque al principio no esté segura acabaré retrocediendo, o quizás escribiendo muchas más páginas sobre aquello.

miércoles, 12 de agosto de 2015

Déjanos en paz

¿No tenias suficiente con apoderarte de un páncreas y extenderte por todo el estomago?
¿Es necesario que ahora reclutes también a un hígado indefenso?

Vete al infierno, púdrete y déjanos en paz. 

No puedes tener ese poder sobre las personas. No solo haces sufrir a quien has escogido, también haces sufrir a toda la gente que está a su alrededor.

Has ganado tantas veces que ya he perdido la cuenta. Y es triste pensar que me has arrebatado a tantos seres queridos, que has podido con todos ellos y a la vez conmigo.

Te tengo miedo, tengo miedo a pronunciar tu nombre, a que eso haga que aparezcas de nuevo y vuelvas a empezar a llevarte a gente.

Vas a volver a ganar. Ya lo has dejado en una cama, drogado y con ganas de decirle adiós a la vida. Si tu propósito era destrozarlo, destrozarnos, ya lo has hecho, no hace falta que llegues al final para poder consumirnos.

Si pudiese pedir un deseo, solo pediría que nunca hubieras existido, que desaparecieras de este mundo y dejaras a la gente irse cuando llega su hora.


lunes, 10 de agosto de 2015

Echarte de menos no entraba en mis planes

No entraba en mis planes echarte de menos, pensé que nunca tendría que hacerlo. Daba por sentado que siempre estarías cerca de un modo u otro, pero te has ido, y lo peor de todo es que lo has hecho por voluntad propia.

Debo reconocer que duele que no estés, pero el tiempo lo cura todo y pronto esto será un bonito recuerdo.

Quiero que sepas que aunque nuestras vidas tomen rumbos distintos siempre habrá un camino que los una y que en tu mano está cogerlo, yo estaré al final esperándote.

Gracias, porque fuiste un punto de apoyo inmejorable y gracias a eso me hice más fuerte.

Tú me enseñaste que si la gente no te quiere en su vida debes aprender a decir adiós. Desgraciadamente hoy debo poner en práctica ese consejo contigo.

Sé feliz, que la vida sólo es una y debemos aprovecharla.

Por cierto, sonríe, recuerda que el mundo te lo agradecerá.

viernes, 7 de agosto de 2015

No voy a dejar de sonreír

De camino al trabajo, mientras el aire me acariciaba la cara, me he preguntado si era lo correcto dejar esta parte que tanto bien me ha hecho. La respuesta ha sido clara: NO!

Pero sin duda lo que me ha hecho rectificar ha sido lo que he visto en mi móvil al acabar la jornada.

Habéis sido muchos los que vía whatsapp, privado e incluso email, me habéis pedido que por favor no deje de escribir, que no abandone esto que tanto tiempo he tardado en construir...

Me ha sorprendido mucho ver como gente que no me conoce de nada se ha atrevido a escribirme.

Dicen que rectificar es de sabios y, aunque dudo que escriba con tanta frecuencia como antes, no voy a dejar que lo malo se interponga en una de las mejores cosas que tengo.

Gracias, de todo corazón!

Voy a seguir sonriendo al recordar.

jueves, 6 de agosto de 2015

¡Siempre sonreiré al recordar!

Escribir y borrar.
Escribir y borrar.

Así una y otra vez...

Hace tiempo que no soy capaz de expresarme, supongo que la vida me está pidiendo tiempo, tiempo para mi, para ser yo, para conocerme mejor y para afrontar todo lo que aún no he sido capaz.

Últimamente parecía que la vida empezaba a sonreirme. Nuevo trabajo, nuevos proyectos, nueva gente. Casi como decir que era una nueva vida, la que yo había elegido, pero como siempre todo ha sido un espejismo... La gente se va, los proyectos se aplazan y el trabajo pronto se acabará, así que no me queda otra que vivir, vivir la vida que me ha tocado.

Hay cosas que tengo que cerrar antes de continuar, no sé si esta es una de ellas o si por el contrario tengo que zanjar muchas otras para poder seguir aquí.

Este pequeño rincón ha sido mi refugio durante muchos años.
Aquí he podido ser yo sin miedo.
Aquí he crecido, he llorado, he reído, me he enamorado, me he ilusionado...

Todos vosotros habéis conocido mi pequeña parte oculta. Esa que tanta vergüenza me ha dado siempre enseñar, pero creo que es hora de ponerle punto y final o quizás sólo tenga que ser un punto y a parte, no lo sé.

Me encantaría levantarme mañana y darme cuenta de que dejar esto ha sido el mayor error que he cometido, pero de no ser así os pido perdón por irme de esta manera.

Gracias, porque sin vosotros, esto no habría sido posible. He recibido visitas de casi todas las partes del mundo y creedme, eso ha sido un chute de energía.

Algún día volveré, no sé si con recuerdos y sonrisas o con algún otro nombre, pero no creo que pueda dejar de escribir así, sin más.

Con lágrimas en los ojos me despido y os invito a ser felices, a ir a por lo que deseáis, a amar sin condiciones, a ser sinceros, a no tener miedo.

Y que no se os olvide: ¡Sonríe al recordar!

viernes, 31 de julio de 2015

Déjate ganar

No te lo lleves. Déjate vencer, deja que él pueda contigo.

Has acabado con demasiadas personas, te has llevado vidas jóvenes, vidas adultas, vidas ancianas... Sólo te pido que no te lo lleves a él.

Detrás de esa fachada se esconde la persona más maravillosa del mundo, deja que sigamos disfrutando de ese humor que sólo nosotros entendemos.

Deja que él siga disfrutando de todo lo que aún está por llegar.

Pierde, por una vez pierde, por favor...

viernes, 24 de julio de 2015

Mi vida ya no es tuya

He estado apunto de permitirte romperme el corazón pero finalmente no voy a hacerlo.

No sé como he podido ser tan ilusa, no sé como no me he dado cuenta antes.

Siempre he pensado que no eras esa clase de persona, de esos que juegan con la gente, pero me he equivocado.

Has permitido que perdiera la dignidad y me arrastrara pidiéndote un poco de atención. Una atención que nunca ha llegado.

Es posible, y que me llamen ingenua por creerlo todavía, que no te hayas dado cuenta del daño que me hacías.

Contigo he aprendido, ahora ya sé que cosas no merecen la pena, ahora sé que tú nunca has estado cuando lo he necesitado.

Siempre te he apoyado en todo, siempre te he animado, siempre he confiado en ti. Pero tú nunca has estado de mi lado. Siempre te ha dado igual lo que hacía o peor aún, como me sentía.

Gracias. Porque gracias a ti hoy he recuperado mi dignidad, mi  derecho como mujer, como persona.

Gracias. Porque sin esta lección la vida habría sido mucho más puta.

sábado, 18 de julio de 2015

Poesía para desayunar

Como me gustaría que cada mañana me tejeras poesías para desayunar.

Estrofas en una taza de café y los mejores versos untados en una rebanada de pan tostado.

Ven a la cama y hazme el amor con rima asonante, que la consonante la dejamos para después.

miércoles, 24 de junio de 2015

Noche de San Juan

Hoy la noche es mágica, hoy puedes hacer realidad todo lo que te propongas. Así que sal ahí fuera y comete el mundo, que seguro que alguien querrá acompañarte en esa aventura.

viernes, 19 de junio de 2015

Así es la vida

Que puta es la vida.

Cuando crees tenerlo todo te lo arrebata, así, sin más, sin preguntarte si te parece bien que te joda los planes.

¿Y que haces tu? Aguantar, pensar que todo pasa y que pronto todo volverá a ser como antes.

Que no te engañen, cuando la vida llega con ganas de follarte lo hace sin piedad, sin pensar en si a ti te va a gustar o no.

Aprende a quererte porque cuando te quedes sin nada, cuando la puta se lo haya llevado todo, te quedarás sólo y si quieres empezar con una nueva vida sin duda lo esencial es quererte.

Hace poco tiempo me dieron un consejo al que voy a hacer caso. Me dijeron que nadie puede quererme si no me quiero yo, así que estoy aprendido a que yo soy más importante que nadie. Espero que así aparezca mi nueva vida, una que no quiera joderme y decirme adiós dejándome hecha una completa mierda.

Dejando a esa vida, a la puta, dejo también a personas, gente sin escrúpulos que como la vida ha querido joderme, así que los dejo juntos, que seguramente nunca los eche en falta.

lunes, 25 de mayo de 2015

La aventura eres tú

Puedo definirme como una aventurera que quiere recorrer cada rincón de tu cuerpo. Alguien a quien le gusta asomarse al precipicio de tu clavícula y tirarse sin paracaídas a la superficie de tu pecho.

Voy a necesitar una brújula para no perderme en esos ojos y poder encontrar el camino hacia tu boca, esa que saciará mi sed en los momentos más complicados.

Estoy segura de que en ti me espera la mayor aventura que haya vivido en la vida. Porque eres un enigma por descubrir, un montón de preguntas sin respuestas. Y tengo muy claro que voy a resolver el puzzle y conseguiré descifrarte, consiguiendo así entender todo lo que pasa por tu cabeza.

Preparame tus brazos, quiero que sean mi refugio durante todas las noches de mi vida.

martes, 12 de mayo de 2015

Déjame ser tus buenas noches

Cae la noche y el susurro del viento me acompaña mientras mis ojos se cierran contemplando la luna que me alumbra.

He pensado que quizás tú también estarás quedándote dormido mientras observas la luna. O quizás no hayas visto que hoy hace una noche preciosa y que merece la pena quedarse a hacerle compañía.

Sea como sea hoy te siento cerca y no sé exactamente a que distancia te encuentras de mi, pero lo que si sé es que algún día me gustaría quedarme dormida contemplando una noche como esta a tu lado, arropada por tus brazos y sintiendo tus labios cada vez que el viento nos acaricie.

Es difícil ver estrellas en una ciudad como esta, pero tu sonrisa ilumina más que ellas y podría contemplarla sin parar durante toda la vida.

Déjame arroparte cuando caiga la noche para que la luna sienta envidia de que tus ojos me miren a mi en vez de ella.

Déjame darte ese beso que te lleve a las estrellas.

Déjame ser tus buenas noches (y tus buenos días).

lunes, 27 de abril de 2015

Él

Llevo toda una vida soñando con él.

Con el que me tocará la guitarra todas las noches y me recitará algunos poemas de Bécquer antes de dormir.

Con el que escuchará cosas tan diferentes como Violadores del Verso, Estopa, Extremoduro o Joaquín Sabina.

Con el que no pondrá pegas cuando decida coger las mochilas y perdernos por la montaña.

Con el que no dirá nunca que no a salir a pasear con mis (nuestros) perros.

Con el que entenderá que mi profesión requiere tiempo y paciencia.

Con el que no tendrá miedo a enamorarse aunque le hayan destrozado el corazón infinidad de veces.

Con el que le gustará chincharme cuando en verano siga igual de pálida que en invierno.

Con el que no se avergonzará de cogerme de la mano en la calle.

Con el que me enamorará con cada sonrisa.

Con el que me hablará con la mirada.

Con el que leerá esto y dirá: ese soy yo.

Porque estoy segura de que algún día leerá estas palabras y si esa persona aún no tiene nombre será él quien se lo ponga.

lunes, 13 de abril de 2015

Día del beso

Que la pasión y el deseo
la locura y la ternura
no falten nunca en un beso.

Feliz día internacional del beso.

domingo, 8 de marzo de 2015

Somos libres

Eres libre.

Libre de tomar decisiones.
Libre de ponerte la ropa que quieras.
Libre de estudiar lo que te gusta.
Libre de trabajar en lo que amas.
Libre de pensar como te de la gana.
Libre de reír por la calle.
Libre de maquillarte o no.
Libre de peinarte o ir con pelos de loca.
Libre de querer a un chico o una chica.
Libre de enamorarte.
Libre de tomar tus propias decisiones.
Libre de vivir.

Feliz día a todas las mujeres.

martes, 3 de marzo de 2015

Mi lugar favorito: tu pecho

Si pudiese elegir un destino al que viajar sin duda sería hacía tu pecho, haciendo escala en tu cuello y pasando por tu clavícula.

Espero que tus manos esten esperándome para acariciarme el pelo y pellizcarme las mejillas.

Y que tus labios decidan perderse un rato con los míos pidiendonos un poco de intimidad para comerse lentamente.

Espero que cuando llegue a tu pecho y mire hacia arriba tus ojos sean mi cielo y pueda mirarlos tantas veces como quiera.

Creo que no hay mejor lugar al que viajar porque podría vivir en ti y no querer irme jamás.

miércoles, 4 de febrero de 2015

Ojos que devoran

Recuerdo el día en el que te cruzaste en mi camino y tus ojos me devoraron. 
Nunca nadie había conseguido provocarme de esa manera, era algo mágico, irracional e incluso seductor. 
Algo que todo el mundo debería experimentar en algún momento de su vida, dejarse comer por unos ojos.

Aquel mismo día fue cuando empecé a tener miedo de que mis manos fueran demasiado pequeñas para recorrer tu cuerpo o de que mis ojos fueran demasiado minúsculos como para que pudieses perderte en ellos.

Yo quería darte lo que tú pidieras pero sabia que la única forma de que tú me dieras lo que yo deseaba era dejarte ver como era en realidad. 
Y toda esa realidad estaba escrita en mi piel, en cada poro. 
Así que me armé de valor y me desnudé. 
Tus ojos me miraban fijamente con deseo.

No dejamos de mirarnos ni un solo momento, ni siquiera cuando tú empezaste a quitarte la camiseta para dejar tu pecho al descubierto y envolverme con tus brazos. 
Conseguiste que me sintiera como en casa.

Hicimos el amor de una manera diferente, llena de pasión pero con mucha ternura. 
Lo hicimos hasta que salió el sol reclamando nuestra atención, pero nosotros estábamos demasiado ocupados provocándonos sonrisas como para darnos cuenta de que él ya había llegado.

Después de aquel día desapareciste pero dejaste grabados en mi aquellos ojos devorandome sin miedo, sin condiciones.

lunes, 5 de enero de 2015

Noche de reyes

En un día como hoy se puede sentir la ilusión a quilómetros y la magia está a solo unos centímetros de ti.

Si te paras a escuchar podrás oír a ese niño interior que todos llevamos dentro, ese niño que a estas horas ya está pensando en que va a dejarle a los reyes magos esta noche para comer y beber y si los camellos tendrán suficiente agua con los tres cubos que va a dejarles en el balcón.

Tu niño interior ya está nervioso, porque aunque tú no hayas hecho esa carta tan especial él ha escrito palabra a palabra todo lo que quiere encontrarse mañana al despertar. Y seguro que más de la mitad de esas cosas no estarán, pero no pasa nada, porque la ilusión por abrir todos los regalos supera a las expectativas.

Si ese niño aun no ha salido de ti, déjalo, hoy es un día mágico y todo puede hacerse realidad, aprovecha, esta noche todos deberíamos volver a ser niños.