martes, 12 de mayo de 2015

Déjame ser tus buenas noches

Cae la noche y el susurro del viento me acompaña mientras mis ojos se cierran contemplando la luna que me alumbra.

He pensado que quizás tú también estarás quedándote dormido mientras observas la luna. O quizás no hayas visto que hoy hace una noche preciosa y que merece la pena quedarse a hacerle compañía.

Sea como sea hoy te siento cerca y no sé exactamente a que distancia te encuentras de mi, pero lo que si sé es que algún día me gustaría quedarme dormida contemplando una noche como esta a tu lado, arropada por tus brazos y sintiendo tus labios cada vez que el viento nos acaricie.

Es difícil ver estrellas en una ciudad como esta, pero tu sonrisa ilumina más que ellas y podría contemplarla sin parar durante toda la vida.

Déjame arroparte cuando caiga la noche para que la luna sienta envidia de que tus ojos me miren a mi en vez de ella.

Déjame darte ese beso que te lleve a las estrellas.

Déjame ser tus buenas noches (y tus buenos días).

No hay comentarios:

Publicar un comentario