viernes, 24 de julio de 2015

Mi vida ya no es tuya

He estado apunto de permitirte romperme el corazón pero finalmente no voy a hacerlo.

No sé como he podido ser tan ilusa, no sé como no me he dado cuenta antes.

Siempre he pensado que no eras esa clase de persona, de esos que juegan con la gente, pero me he equivocado.

Has permitido que perdiera la dignidad y me arrastrara pidiéndote un poco de atención. Una atención que nunca ha llegado.

Es posible, y que me llamen ingenua por creerlo todavía, que no te hayas dado cuenta del daño que me hacías.

Contigo he aprendido, ahora ya sé que cosas no merecen la pena, ahora sé que tú nunca has estado cuando lo he necesitado.

Siempre te he apoyado en todo, siempre te he animado, siempre he confiado en ti. Pero tú nunca has estado de mi lado. Siempre te ha dado igual lo que hacía o peor aún, como me sentía.

Gracias. Porque gracias a ti hoy he recuperado mi dignidad, mi  derecho como mujer, como persona.

Gracias. Porque sin esta lección la vida habría sido mucho más puta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario