jueves, 6 de agosto de 2015

¡Siempre sonreiré al recordar!

Escribir y borrar.
Escribir y borrar.

Así una y otra vez...

Hace tiempo que no soy capaz de expresarme, supongo que la vida me está pidiendo tiempo, tiempo para mi, para ser yo, para conocerme mejor y para afrontar todo lo que aún no he sido capaz.

Últimamente parecía que la vida empezaba a sonreirme. Nuevo trabajo, nuevos proyectos, nueva gente. Casi como decir que era una nueva vida, la que yo había elegido, pero como siempre todo ha sido un espejismo... La gente se va, los proyectos se aplazan y el trabajo pronto se acabará, así que no me queda otra que vivir, vivir la vida que me ha tocado.

Hay cosas que tengo que cerrar antes de continuar, no sé si esta es una de ellas o si por el contrario tengo que zanjar muchas otras para poder seguir aquí.

Este pequeño rincón ha sido mi refugio durante muchos años.
Aquí he podido ser yo sin miedo.
Aquí he crecido, he llorado, he reído, me he enamorado, me he ilusionado...

Todos vosotros habéis conocido mi pequeña parte oculta. Esa que tanta vergüenza me ha dado siempre enseñar, pero creo que es hora de ponerle punto y final o quizás sólo tenga que ser un punto y a parte, no lo sé.

Me encantaría levantarme mañana y darme cuenta de que dejar esto ha sido el mayor error que he cometido, pero de no ser así os pido perdón por irme de esta manera.

Gracias, porque sin vosotros, esto no habría sido posible. He recibido visitas de casi todas las partes del mundo y creedme, eso ha sido un chute de energía.

Algún día volveré, no sé si con recuerdos y sonrisas o con algún otro nombre, pero no creo que pueda dejar de escribir así, sin más.

Con lágrimas en los ojos me despido y os invito a ser felices, a ir a por lo que deseáis, a amar sin condiciones, a ser sinceros, a no tener miedo.

Y que no se os olvide: ¡Sonríe al recordar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario