domingo, 18 de octubre de 2015

En un día como hoy te regalo algo como esto

Creo que no hay mejor día para dedicarte esta entrada que el de hoy. Voy a hacerte el mejor regalo de cumpleaños que podrías tener.

Papá:

Cuando te fuiste pensé que mi mundo se vendría abajo y que nada tendría sentido, pero me equivoqué.

Gracias a todos tus fallos yo he aprendido que no todas las personas son lo que aparentan ser. Hoy no voy a recriminarte nada, hoy sólo voy a agradecerte cosas.

Quiero agradecerte que hayas dejado que mi hermano sea ese padre que contigo no tuve, siempre estuviste ausente y gracias a eso no ha sido tan difícil saber que ya no estarás nunca más cuando entre en casa.

Quiero agradecerte porque has conseguido que entienda que el rencor no sirve de nada, que crearse un enemigo es perder el tiempo.

Gracias a que me abandonaste en su momento hoy me he dado cuenta de que tengo a la madre más fuerte del mundo y que sin una figura paterna también se puede vivir. Que el amor es amor y que mi padre no eres tú. Porque haber puesto esa semillita no te convierte en padre. Un padre es aquel que está cuando su niña llora, cuando su niña ríe, cuando su niña cae y es quien ayuda a su niña a levantarse. He tenido la suerte de que pusiste una semilla 4 años antes que la mía y eso ha hecho que él sea quien me haya hecho sentir la niña de alguien.

Te perdono, por haberme abandonado, por haberte despreocupado de mi, por no pensar en si estaría bien. Te perdono porque creo que ya tienes suficiente con saber que nunca volverás a tenerme, que quizás aún no te has dado cuenta pero algún día te arrepentirás de todo y entonces me buscarás, pero yo no estaré porque estaré con esa familia que me ha enseñado a vivir o quizás con esa que yo forme y de la que nunca sabrás su existencia.

Pasa un buen día que desde que te fuiste mis días siempre son buenos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario