lunes, 26 de septiembre de 2016

Tú❌❤

Aún no me creo que aquella noche quisieras sacarme a bailar y que yo no te mandara a paseo. Que a pesar de no confiar en nadie supe que no ibas a hacerme daño en el mismo momento en el que vi tus ojos.

No entiendo cómo no te fuiste, ni me dejaste ir, pero si te soy sincera yo tampoco habría podido irme.

Que de aquella noche recuerdo poco, pero ese poco me fue suficiente para querer volver a verte.

Y es que cuando te vi al día siguiente en la puerta de mi casa, esperándome en tu coche, supe que eso era lo que quería a partir de entonces.

No me hizo falta mucho para ver que de una manera u otra te quería en mi vida, que no iba a permitir que te fueras. Creo que de echo fue en el instante en el que tu mano se posó en mi pierna y mirándome tímidamente me dijiste que todo iría mejor, que la vida iba a empezar a portarse bien conmigo. Y que razón tenías mi amor, desde entonces soy feliz cada segundo que pasa.

Te juro que no tenía pensado que aquella noche mis labios buscarán a los tuyos de la forma que lo hicieron, pero aveces no los controlo. Justo ahí fue cuando me enamoré de tu boca. Si, me enamoré antes de ella que de ti y a día de hoy sigue volviéndome loca.

Tuve miedo, tengo que confesartelo, miedo a que todo lo que te había contado te asustara, miedo a que no quisieras volver a verme, miedo a que tú no me quisieras en tu vida.

Que rápido fue todo, cuando quise darme cuenta ya era demasiado tarde para negarme que te quería. Y es que aquella fría noche en tu coche, viendo como la lluvia se deslizaba por los cristales, hablando de cosas sin sentido, viendo como el día amanecía, fue cuando comprendí que ya me habías robado el corazón y que yo no había puesto ningún tipo de resistencia.

Aún así el miedo volvió a apoderarse de mi, no sabía cómo reaccionarias cuando a tan sólo 1 mes de conocernos te dijera que eras tú. Pero por una vez tuve el valor suficiente como para soltarte sin más: Te quiero.

Luego ya quise vivir en tu pecho para el resto de mis días.

lunes, 25 de abril de 2016

¿Sabes?

Dicen que la vida sólo es una y que tienes que elegir muy bien con quien quieres compartirla.

Creo que he ido dando tumbos hasta ahora, que no sabía que era lo que quería, que no sabía hacía donde ir...

Pero apareciste y todo cambió, todo empezó a tener sentido y empecé a caminar contigo por un camino completamente diferente a los anteriores, uno nuevo que hemos ido construyendo poco a poco.

Sé que hay cosas que no serán fáciles, que encontraremos mil obstáculos y que pensaremos que es imposible continuar, pero también sé que si me das la mano podemos saltar juntos esos obstáculos, dejarlos atrás y continuar formando esto tan bonito.

Apareciste cuando todo estaba patas arriba, cuando yo había cerrado la puerta a cualquiera que quisiera entrar pero fue ver esos ojos y volver a darle vueltas a la cabeza de si de verdad quería cerrarsela a todo el mundo o si podía dejarla un poquito entreabierta para ti.

Hoy sé que elegí la mejor opción porque conseguiste entrar y dispersar todos mis miedos.

Nunca me imaginé que alguien como tú pudiera aparecer un día como aquel, pero pasó y desde entonces no nos hemos separado y es lo más bonito que ha podido pasarme.

Has sido ese pilar que necesitaba para mantenerme en pie, para no tambalearme al dar un paso.

Gracias por no dejarme caer, sé que si algún día lo hago serás tú quien se tumbe a mi lado hasta que esté preparada para volver a levantarme.

Que fácil ha sido quererte a pesar de todo el miedo que había en mi.

Que fácil ha sido mirarte a los ojos y perderme en ellos.

Que fácil es todo cuando te tengo conmigo...

Gracias, por aparecer y permanecer, por quererme como lo haces, por abrirme los ojos, por ser mi todo va bien cuando todo va mal, por ser tú.

Nunca dejes de mirarme así.

Te quiero pequeño!

miércoles, 6 de abril de 2016

Para esos ojos azules que han cambiado mi mundo

Durante mucho tiempo he pensado que la vida no se ha portado bien conmigo y cuando me encontré en el fondo del pozo, sola, sin saber que hacer, llegaste tú y las cosas dejaron de ir tan cuesta arriba.

Has entrado en mi vida pisando fuerte, revolucionando mi mundo y haciendo que fuera feliz desde el minuto uno en el que te conocí.

Nunca había sentido la química que apareció entre tú y yo aquel día. Que han pasado personas importantes por mi vida pero nunca había sentido algo así.

Soy de las que piensan que a cada quien se le quiere de una manera diferente, ni más ni menos, sólo diferente. Pero es que contigo no soy capaz de definir la manera en la que te quiero.

La gente pensará que ahora estoy ciega, enamorada, y lo veo todo perfecto. Puede que tengan razón, pero es que te miro y te veo a ti a mi lado durante toda la vida, porque no sé qué has hecho conmigo, pero me encanta.

Haría cualquier cosa por hacerte feliz, porque créeme, cuando sonríes él mundo se paraliza.

Ya me habían avisado de que cuando llegara la persona correcta lo sabría. Que entendería que yo no vengo sola, que conmigo viene un saco lleno de problemas, pero que aún así estaría a mi lado para apoyarme. Que razón tenían...

Gracias por mirarme con esos ojos azules y acompañarme de la mano allí a donde decida ir.

Te quiero A.

lunes, 8 de febrero de 2016

Arriesga(te) conmigo





Siempre he dicho que hay que arriesgar por lo que uno quiere,
que la vida no te pone nada fácil
y que en tus manos está ir a por ello o dejar que pase.

Yo he decidido que quiero ir a por ti,
pero que difícil me lo estas poniendo.

Creo que algo dentro de mi me está diciendo que no me rinda,
que tú eres quien merece la pena.
Y aunque aveces tus actos me hacen querer tirar la toalla,
aquí sigo, a pie de guerra,
dispuesta a intentarlo todo por ti,
a cometer las mayores locuras que alguien pueda cometer.

Date cuenta ya,
que la vida es corta y yo quiero hacerte feliz todos y cada uno de tus días,
que quiero ser quien despierte a tu lado,
quien te haga cosquillas en mitad de la tarde,
quien te de las buenas noches.

Quiero ver películas con manta y palomitas todos los fines de semana
y abrazarte mientras te quedas dormido.
Hablar hasta las tantas de todo lo que nos preocupa
o simplemente de lo que se nos pase por la cabeza.

Joder, que quiero todo contigo,
sin importarme las consecuencias que eso pueda traer.
Y te estarás preguntando como narices es posible que piense todo esto en tan poco tiempo,
pero es que no me ha hecho falta nada más que tenerte delante
para que mi corazón diera un vuelco.

Arriesga tú también e inténtalo conmigo,
que si no funciona siempre nos quedará el recuerdo de lo vivido.
Pero si funciona voy a hacerte sonreír hasta que no me queden fuerzas para seguir,
porque creo que eres de esas personas que deberían sonreír todos los días de su vida.

jueves, 4 de febrero de 2016

Día mundial contra el cáncer

Hoy es un día para recordaros, para hablar en nombre de todos a los que una vez él os ganó la batalla y para sonreír por todos los que se la ganasteis a él una vez (o más).

Todos y cada uno de vosotros me habéis enseñado que no se le puede tener miedo, que hay que luchar hasta el final y no darse nunca por vencido.

Hoy va por vosotros, por los que ya no estáis y por los que seguís luchando cada día y dándome lecciones de vida.

Por un mundo sin él, por un mundo sin cáncer.

martes, 2 de febrero de 2016

Sentir...

Hacia mucho tiempo que no me permitía a mi misma sentir y no me refiero a sentir amor, me refiero simplemente a sentir.

Me he encerrado durante muchos años en una coraza de chica fuerte y valiente que se ha ido rompiendo poco a poco con cada golpe, hasta acabar destrozada y dejándome expuesta a todo de lo que llevaba tanto tiempo escondiéndome.

Hoy me he permitido sentir ese dolor que oculté cuando nuestras vidas cambiaron para siempre, cuando casi pierdo a lo más importante que tenía, tengo y tendré. Y es que después de eso ya nada a vuelto a ser igual y yo he tenido que seguir siendo fuerte, incluso cuando llegó el momento de despedirme de alguien que pensaba que había sido un referente para mi, incluso cuando esa persona decidió apartarme de su vida sin sentir ni un mínimo de remordimiento.

He callado mucho, he sufrido mucho, pero cuando tu familia se cae tienes que ayudarles a levantarse, así que eso llevo yo haciendo todo este tiempo, ayudar a que no se caigan más y si lo hacen siempre estaré ahí para levantarlos, da igual lo fuerte que haya sido la caída y que yo haya caído o no, siempre me levantaré y curaré sus heridas antes que las mías.

Siempre he querido pensar que todo tendría recompensa y que pronto la vida me pondría en el camino a alguien que me ayudara a mi a levantarme cuando la caída fuera tal que no pudiera ni moverme, pero la vida, como bien he dicho otras veces, es muy puta y ha puesto a personas que luego no han estado cuando yo ya no podía más.

Quizás soy una idiota que entrega siempre más de lo que recibe pero soy de las que piensan que si alguien te importa hay que luchar, da igual que luego salga mal, arriesga, sólo así podrás decir que has perdido.

Hoy he caído en ese pozo de mierda infinita y no ha habido nadie que haya detenido la caída o que me haya ayudado a salir. Supongo que como siempre tendré que ingeniármelas para salir sola, limpiarme y poner otra vez esa sonrisa de todo está bien.

Hoy voy a sonreír, por ellos, porque al fin y al cabo todo es por ellos...

martes, 5 de enero de 2016

La noche más mágica del año

Pues aquí estoy, una mañana antes de Reyes, desayunando mi ya tan mítico croissant con un buen zumito natural de naranja.

Creo que hasta ahora mismo no me he dado cuenta de que esta noche es una de esas que me encantan, una noche llena de magia. Hoy todos volvemos a ser niños y volvemos a tener esa ilusión de despertarnos al día siguiente y ver todos los paquetes envueltos en un bonito papel de regalo.

Este año no he pedido nada para mi, al menos nada que los Reyes puedan traerme (porque no creo que vayan a ser tan generosos de regalarme las llaves de un precioso pisito de soltera) pero si he pedido cosas para los demás, porque creo que este año ellos se lo merecen todo.

Llevan mucho tiempo aguantando mis malas caras, mis enfados sin sentido y mis locuras intermitentes y sólo por eso (que no es poco) se merecen sonreír mañana cuando vean que la mesa está repleta de paquetes con sus nombres.

Los meses van pasando y por suerte el trabajo persiste, pocos ahorros he conseguido pero creo que este año tengo claro lo que quiero hacer con ellos, quiero transformar el dinero en sonrisas. Y creedme, es fácil cuando los conoces tan bien, pero es bastante complicado cuando hay gente que ha llegado sin avisar y no sabes muy bien como sacarle esa sonrisa.

Por favor, sólo os pido una cosa: que esta noche sea la más bonita, la más mágica y la más intensa de todas. Volved a ser esos niños que lleváis dentro, sé que se mueren de ganas por salir de vosotros y tener un día para ellos.

Que los Reyes os traigan más sonrisas que otras cosas.