lunes, 8 de febrero de 2016

Arriesga(te) conmigo





Siempre he dicho que hay que arriesgar por lo que uno quiere,
que la vida no te pone nada fácil
y que en tus manos está ir a por ello o dejar que pase.

Yo he decidido que quiero ir a por ti,
pero que difícil me lo estas poniendo.

Creo que algo dentro de mi me está diciendo que no me rinda,
que tú eres quien merece la pena.
Y aunque aveces tus actos me hacen querer tirar la toalla,
aquí sigo, a pie de guerra,
dispuesta a intentarlo todo por ti,
a cometer las mayores locuras que alguien pueda cometer.

Date cuenta ya,
que la vida es corta y yo quiero hacerte feliz todos y cada uno de tus días,
que quiero ser quien despierte a tu lado,
quien te haga cosquillas en mitad de la tarde,
quien te de las buenas noches.

Quiero ver películas con manta y palomitas todos los fines de semana
y abrazarte mientras te quedas dormido.
Hablar hasta las tantas de todo lo que nos preocupa
o simplemente de lo que se nos pase por la cabeza.

Joder, que quiero todo contigo,
sin importarme las consecuencias que eso pueda traer.
Y te estarás preguntando como narices es posible que piense todo esto en tan poco tiempo,
pero es que no me ha hecho falta nada más que tenerte delante
para que mi corazón diera un vuelco.

Arriesga tú también e inténtalo conmigo,
que si no funciona siempre nos quedará el recuerdo de lo vivido.
Pero si funciona voy a hacerte sonreír hasta que no me queden fuerzas para seguir,
porque creo que eres de esas personas que deberían sonreír todos los días de su vida.

jueves, 4 de febrero de 2016

Día mundial contra el cáncer

Hoy es un día para recordaros, para hablar en nombre de todos a los que una vez él os ganó la batalla y para sonreír por todos los que se la ganasteis a él una vez (o más).

Todos y cada uno de vosotros me habéis enseñado que no se le puede tener miedo, que hay que luchar hasta el final y no darse nunca por vencido.

Hoy va por vosotros, por los que ya no estáis y por los que seguís luchando cada día y dándome lecciones de vida.

Por un mundo sin él, por un mundo sin cáncer.

martes, 2 de febrero de 2016

Sentir...

Hacia mucho tiempo que no me permitía a mi misma sentir y no me refiero a sentir amor, me refiero simplemente a sentir.

Me he encerrado durante muchos años en una coraza de chica fuerte y valiente que se ha ido rompiendo poco a poco con cada golpe, hasta acabar destrozada y dejándome expuesta a todo de lo que llevaba tanto tiempo escondiéndome.

Hoy me he permitido sentir ese dolor que oculté cuando nuestras vidas cambiaron para siempre, cuando casi pierdo a lo más importante que tenía, tengo y tendré. Y es que después de eso ya nada a vuelto a ser igual y yo he tenido que seguir siendo fuerte, incluso cuando llegó el momento de despedirme de alguien que pensaba que había sido un referente para mi, incluso cuando esa persona decidió apartarme de su vida sin sentir ni un mínimo de remordimiento.

He callado mucho, he sufrido mucho, pero cuando tu familia se cae tienes que ayudarles a levantarse, así que eso llevo yo haciendo todo este tiempo, ayudar a que no se caigan más y si lo hacen siempre estaré ahí para levantarlos, da igual lo fuerte que haya sido la caída y que yo haya caído o no, siempre me levantaré y curaré sus heridas antes que las mías.

Siempre he querido pensar que todo tendría recompensa y que pronto la vida me pondría en el camino a alguien que me ayudara a mi a levantarme cuando la caída fuera tal que no pudiera ni moverme, pero la vida, como bien he dicho otras veces, es muy puta y ha puesto a personas que luego no han estado cuando yo ya no podía más.

Quizás soy una idiota que entrega siempre más de lo que recibe pero soy de las que piensan que si alguien te importa hay que luchar, da igual que luego salga mal, arriesga, sólo así podrás decir que has perdido.

Hoy he caído en ese pozo de mierda infinita y no ha habido nadie que haya detenido la caída o que me haya ayudado a salir. Supongo que como siempre tendré que ingeniármelas para salir sola, limpiarme y poner otra vez esa sonrisa de todo está bien.

Hoy voy a sonreír, por ellos, porque al fin y al cabo todo es por ellos...